Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

lunes, 2 de noviembre de 2009

Sobre el articulo "la calle es nuestra"..

Las sociedades, como cada uno de nosotros como individuos, tienen que afrontar el resultado de las decisiones que adopta... y como todos nosotros, a veces... se equivoca. El artículo de "la calle es nuestra", no hace más que evidenciarlo. Al igual que las personas, las sociedades padecen el llamado "sesgo egoísta",  haciendo una atribución de responsabilidad interna después de un éxito y haciendo una atribución de responsabilidad externa cada vez que hay un problema. Ese poco espíritu autocrítico, en una sociedad como la nuestra que condena y no perdona el fracaso, es la que en muchas ocasiones vayamos de conflicto en conflicto.



En el artículo, se hace un breve recorrido, así como un dibujo de la situación actual de  las bandas latinas en España. Como han evolucionado los famosos Latin Kings y los Ñetas en otras bandas más peligrosas, y de como su principal actividad se centra en la venta de drogas y delincuencia juvenil en general. Todo ello se nos muestra desde la perspectiva de Pablo, que trata de salir del ámbito de las bandas e incorporarse a la sociedad ‘normalizada’. Esa sociedad que, probablemente tiene, una parte importante de la responsabilidad de su situación, porque las cosas, no pasan porque si, sino por consecuencia de…


El artículo parte de una visión sesgada de la realidad, da la impresión de que solo existen en las calles las bandas de colectivos con origen inmigrante (y resalto lo de origen, porque muchos de ellos ya han nacido en España y son tan españoles como el resto, guste o no ), y no hace referencia a las bandas de Skins Heads, o Red Skins, o los movimientos ultra dentro nuestro deporte nacional que son tan violentos y fanáticos como los otros; observemos que el reportaje se anuncia como un reportaje de violencia juvenil, de jóvenes... Hay un regustillo de fondo, de que el tema a tratar es “los problemas que generan los inmigrantes” o “los problemas juveniles son los inmigrantes”… pero eso lo analizaremos más delante y con más detalle…


Recordemos, a grandes rasgos, la situación económica española en los últimos años…. Tras salir de la recesión que hubo en los años posteriores a la Expo’92 y a las Olimpiadas de Barcelona, España comienza a recuperarse (en los años entre 1997 ~ 2000), y arrastrados por una bonanza de carácter global, no perdemos el carro económico y se empieza a generar dinero y puestos de trabajo, todo ello, a base de mucho trabajar y no cobrar tanto. A la vez, empiezan a darse fenómenos paralelos de carácter previsible… como que los bancos ganan dinero al haber movimiento bursátil; que algunos españolitos son más ricos; los que no lo son, no están tan mal y ya que como sociedad económica hemos avanzado, vamos a invertir nuestros pequeños ahorros en el sector inmobiliario y si la cosa va bien (que fue), de la noche a la mañana entre mis ahorros, la ayuda del banco (que seguía ganando dinero) y como hay dinero circulando la gente compra y vende, pues monto una empresa y paso de ser trabajador, a ser empresario.  Pero… para ser empresario y jefe, necesito mano de obra…y la mano de obra de aquí, es cara, se sabe sus derechos… y además, recordemos que los españoles tienen ahorros y ya no es necesario aceptar cualquier trabajo… así que en esta situación, aparecen los inmigrantes, cumpliendo el papel encomendado, y disparando su población a partir de 2001, según muestran los datos de Instituto Nacional de Estadística, La población extranjera en España. (Gráfico Pág. 33).


Hasta aquí, todo ventajas…, cotizan a la SS (y si no mejor, así alguno obtiene un 35% más de beneficios), alquilan los pisos que hemos comprado, trabajan mucho, les pagamos poco, protestan menos… pero, empezaron a traerse familiares… a sus mujeres, a sus hermanos, a sus hijos, como todo va bien… y comienzan a asentarse (ojo… solo pueden ir a zonas más baratas, propiciando su concentración geográfica) y a querer mantener sus señas de identidad, su cultura… y ahí comienzan los problemas. Citando a Valerio Máximo Manfredi en algún pasaje de la “La última Legión” que resume un poco lo dicho “…los bárbaros quieren vivir como los  romanos, pero no ser romanos…”. Además el tiempo pasa, y la estabilidad económica propicia que tengan hijos, y sus hijos son de nacionalidad española, pero viven en barrio ecuatoriano, o magrebí, en el centro de Madrid o Barcelona.


En todo este crecimiento desenfrenado, tenemos que ser muy prácticos para ser rentables, y como vienen tantos y tan rápido… y no nos da tiempo a explicarles que aquí los niños tienen derechos inalienables, que hay costumbres de sus países que son incompatibles con las leyes españolas (ablaciones, escolaización obligatoria, libertad de expresion, ley del menor), etc.…. Pero insisto, hay que ser rentables al máximo y como no protestan, que trabajen y trabajen mucho. Mientras tanto, descuidan a sus hijos, porque trabajan de sol a sol, porque no tiene tradición en su país de origen de hacerlo y porque en muchas ocasiones las madres están cuidando a los niños españoles ya que sus papas tienen más dinero. Así, vamos perdiendo el control de una parte de nuestra sociedad... por esconder la cabeza y claro al final nos viene los problemas.


Pues, básicamente y a grandes rasgos, así es como se genera el caldo de cultivo para la excusión social de todo tipo de colectivos… barrios, familias, nacionalidades, etc. Y en este panorama aparecen las bandas de las que mencionamos en un principio y concretamente de las que habla el artículo. Ahora ya no es problema de educación, ni de intervención... cuando aparece la violencia y el tráfico de drogas, es problema  única y exclusivamente de la policía.


Como educadores sociales, nuestro objetivo de intervención es evitar ese caldo de cultivo, teniendo como sujetos de acción a distintos perfiles, porque por un lado están todos esos niños que no van a la escuela; niños, que no tienen un tejido social que facilite y trabaje la inclusión en horarios extraescolares; con esos niños que son el alimento de esas bandas, porque en esas bandas, se entra porque acogen aquellos que se sienten y son excluidos, y porque como bien recoge el articulo les hablan de “lealtad y amistad”. Desde las guerras antiguas, se sabe, que para acabar con el enemigo, cortarle el suministro es un paso al éxito. Otro de los perfiles serán los que van saliendo, bien voluntariamente o bien tras el trabajo de la policía y los jueces. Hay que proveer de mecanismos a los que abandonan estas organizaciones para que no vuelvan a ellas, facilitándoles acceso a los recursos, haciendo un esfuerzo importante de integración porque en muchos casos ya cuentan con un pasado. Teniendo en cuenta esos dos perfiles, en lo que respecta  los menores, habrá que hablar con las familias, explicarles, acogerles, advertirles… en definitiva informarles; tras eso hay que vigilar que los niños se escolaricen, como hemos dicho antes que exista un tejido social que facilite la atención fuera del horario de clase… actividades deportivas, culturales, asociaciones de vecinos… construyendo una alternativa a las bandas, que ofrezcan los valores que necesitan “lealtad y amistad”. En lo que respecta a los ex-pandilleros, la intervención se centrará en resocializar al individuo, a través de intervenciones personalizadas y  trabajando la posibilidad acceder a los recursos como el empleo que le ayude a reinsertarse en la sociedad.


Como siempre y para acabar ya, lo haré con una pregunta… Si todo esto ha pasado al colectivo de inmigrantes como consecuencia de descuidar a los hijos debido a la presión socio – económica, ahora con la situación actual de crisis, en la que sobran los inmigrantes y tenemos que volver a asumir los mismos trabajos… ¿nos pasará en un futuro no muy lejano lo mismo? Ahí dejo la joyita de video que encontré ayer, emitido en un reportaje de antena tres  el 28 de octubre de 2009, que analizaba los problemas de la juventud. Un minuto y medio que  no tiene desperdicio de una criaturita de 16 añitos... (y llevamos dos de crisis, ¿no?)





Saludos



1 comentarios:

David, no encuentro palabras para describir el contenido del video. Creo que es un caso de manual de intervención educativa y a groso modo no me explico las causas que llevan a una adolescente de 16 año a ese punto. Cree tener las cosas tan claras que me gustaría conocer su socio entorno para ver si realmente se reafirma a nivel familiar y en su grupo de iguales y de referencia.

Comparte este blog...