Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

UNICEF: El Reto

Hay números que duelen, 650.000 menores de 5 años necesitarán ayuda urgente para sobrevivir en Etiopía antes de finales de año, pero afortunadamente hay números que salvan vidas....

El sistema educativo es anacrónico

Ken Robinson, acusa al sistema educativo de cercenar el talento y las habilidades de los individuos por la falta de motivación.

Jhon Hardy, la escuela verde de mis sueños

John Harde por la Escuela Verde, un colegio de Bali en plena naturaleza, donde se enseña a los niños a construir, cultivar, crear

Retomando el Blog...

Han sido unos meses intensos en los que he dejado de escribir en el blog. Volvemos!!.

Pide a la ministra Leire Pajín que escuche a las trabajadoras del sexo

Petición ciudadana ante la preocupación de la situación de indefensión actual de quienes ejercen la prostitución por decisión propia.

Diez millones de personas hacen frente a la hambruna

Diez millones de personas hacen frente a la hambruna después de la peor sequía registrada en África del este en 60 años.

Protesta ante el Banco Mundial

Son muchos los blogs independientes expertos en macroeconomía, que apuntan que tras la inicial crisis económica nos asolará la crisis energética.

Modelos Educativos

Entendemos que muchos de los problemas que nos acechan tienen una importante dimensión educativa a la que no a acabamos de abordar con éxito.

Paraísos fiscales

Desde la ONG InspirAction, emiten la siguiente nota de prensa de la que Desde los asientos de atrás, como en otras ocasiones, con gusto, nos hacemos eco...

lunes, 30 de noviembre de 2009

Eliminación de la Violencia contra la Mujer


Esta semana, el 25 de noviembre se ha  “celebrado”  el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Otra de esas iniciativas con las que personalmente me veo con la obligación moral de participar y me voy una vez más con la amarga sensación de que no ha servido absolutamente para nada, de que mi participación no ha contribuido en nada a paliar el problema… de que solo es  una dosis de morfina a las mediocres conciencias conformistas, que justifican con un lazo, abanderar causas y que cuando hay que mojarse día a día, abren las tragaderas de una repugnante permisividad esperando al próximo 25 de noviembre para nombrar a otras mujeres, otras victimas contadas desde el 25 de noviembre pasado.

Ya hace varios años que voy y siempre el mismo panorama… políticos y asociaciones de renombre, que sueltan grandes manifiestos, aburridos y con obvio contenido… que los demás no escuchan porque están bostezando, charlando, riendo, aburriéndose...  esperando al fotógrafo y aplauso final que llenaran las páginas de los periódicos del día siguiente. El 25 fue ha sido sesión doble, por la mañana en la puerta del Ayuntamiento y por la tarde en el Muelle de la Sal en Triana. Más de lo mismo… Mañana, muchos sustituirán el lazo blanco de la solapa, por el color del lazo que toque mañana… el día del niño, del inmigrante, del trabajador, etc. Entrando de nuevo en su día a día y subiendo el volumen cuando el vecino golpee de nuevo a su mujer, saliendo a fumar el cigarrito cuando el jefe grite a su secretaria, o escurriendo el bulto porque no meterse en problemas… es mucho mejor, y así seguimos viendo programas en la televisión que fomentan las relaciones de dependencia y desiguales, la literatura barata que inunda las librerías con personajes subyugados a la figura masculina, etc. … y  el verdadero lazo que hay que llevar contra todo esto es el de no permitir un hueco a la violencia de género ningún día del año, el de castigarla con las leyes pertinentes y el de la prevención, que en este caso es sinónimo de educación, y la educación va siempre en dos sentidos; por un lado educar a no tolerar la violencia, enseñar que no se aguanta, que no se quiere a quien se maltrata; y por otro a enseñar que nadie es dueño de nadie, a respetar, aceptar, etc.… creo que el compromiso con eso es nuestro verdadero lazo blanco y nuestra autentica aportación al problema... la educación en valores.

Tras asomarme por la inmensa red he encontrado otras iniciativas en otros sitios, donde el marco sociocultural es mucho más complicado que aquí, como es el caso de Chile, pero... ¿Qué pasaría en la situación que se muestra en el video aqui en España? Como hombre, se me cae la cara de vergüenza solo de pensarlo. Ahí os dejo el video, teneis que verlo hasta el final. 





Esto es educar y prevenir.... el resto, es otra cosa...

Saludos

miércoles, 18 de noviembre de 2009

El truco del manco


Vivir en un barrio marginal se complica mucho más si se es discapacitado y si tu único apoyo es alguien tremendamente frágil y resignado. En este panorama, comienza la película a mostrarnos la cercana relación de amistad entre Quique y Adolfo, dos chicos que tratan de sobrevivir en un barrio complicado de una gran ciudad. La relación entre los dos personajes principales marca unos parámetros que se suelen dar muchas veces. Son de esas relaciones simbióticas en las que uno  aporta al otro lo que le falta y viceversa. Por un lado Adolfo, es la protección de Quique; por otro Quique es el carácter de y la decisión de Adolfo. No es difícil imaginar por el perfil de los personajes como se llega a esa situación.

Para concretar en que posición se encuentran, es necesario definir respecto a que... Podemos considerar sus posiciones en relación a un entorno que se nos muestra  totalmente cerrado y hermético ya que son en estas circunstancias donde se desarrolla toda la acción. A lo largo de la película podemos observar como no se ve ningún plano fuera del entorno de la barriada. Toda la acción se desarrolla en el barrio, los únicos elementos que de contacto con el mundo real son las dos o tres escenas del centro comercial y la presencia policial del final, por lo demás… la sensación es de estar en un mundo anexo, una isla de leprosos. En esta isla, tener la lepra no es un problema, todos la comparten, es lo aceptado. Y es por este escenario por donde deambulan con naturalidad distintos colectivos: gitanos de baja condición socioeconómica, inmigrantes con y sin papeles, negros, alcohólicos, delincuentes juveniles, traficantes, drogadictos, todos con el denominador común de la pobreza… todas esas cosas que nuestra ‘perfecta’ sociedad es capaz de mantener en un cajón desastre llegando al tácito acuerdo de que ni ellos se salen, ni nosotros entramos; y allá que se pudran sin educación, sin colegios, sin trabajo y sin medios albergando la verde y pueril esperanza de que nunca nos den problemas… confiando en que llegado el caso… tenemos policía. Imagino que esta esa la intención del director ya que la película nos transmite la visión del que vive dentro de estos barrios, que no alcanza a ver nunca el exterior, por eso no se ven planos de la gran ciudad. Esto es una exclusión social colectiva, un contenedor donde dejar lo que sobra.

Este mundo paralelo, aprendiendo de su experiencia, hace lo mismo y repite la conducta, excluyendo a los más débiles, como es el caso de Quique que es discapacitado y Adolfo que presenta una personalidad débil, depresiva, frágil y quebradiza. No es por el hecho de ser negro, es por ser dependiente de los fuertes, de la droga, del dinero… sin embargo, también repite la conducta recibida respecto a los problemas de alcohol del padre, reprimiendo las debilidades ajenas como reprimen las suyas. Ambos se hallan en exclusión no solo en relación a la sociedad normalizada, sino además en relación a este micro mundo, o lo que es lo mismo y recuperando la conciencia de la perspectiva en primera persona del director… ambos tienen la percepción de ser lo peor de lo peor.

Y Quique, se siente lo peor de lo peor respecto a su familia que lo desplaza por su condición de discapacitado, tratándolo como una desgracia, desechándolo en conjunto independientemente de sus capacidades y en constante comparación con el hermano que debido al “efecto halo” recoge cualidades que no tiene, solo por carecer de discapacidades. Y se siente lo peor de lo peor cuando nadie apuesta por él ni le da una oportunidad, porque no ven más allá de su discapacidad… ni los músicos, ni el del bar, ni los inmigrantes que dudan constantemente de él, ni el genial Diego Carrasco en el papel de vendedor ambulante cuando le regala el bastón; es un discapacitado y su papel en el micro mundo es solo vender cupones, cosa que le repiten varias veces a lo largo de la historia. Quique se rebela contra esto y cualquier salida le vale.

Por otro lado, Adolfo también se siente lo peor de lo peor, porque es incapaz de afrontar los problemas, porque se siente el más débil de la manada, porque no soporta lo que le ha tocado y no sabe como cambiarlo, porque el único paraíso que encuentra son los paraísos artificiales de las drogas. En este caso, Adolfo tiene creencia y conciencia de ser lo peor de lo peor… drogadicto, sin madre, padre alcohólico, negro, y su autentica discapacidad reside en su fragilidad. Es en este marco donde encaja el binomio Quique – Adolfo.

Y en esta vorágine… no hay salida, porque no hay recursos, no hay donde acudir, porque en este micro mundo solo son carne de cañón, y se resisten porque juntos creen que pueden intentarlo y lo intentan… pero en un entorno donde no hay opciones, no hay asistencia, no hay protección, no hay alternativas, se construye desde lo que hay y lo que hay no sostiene lo que se construye. La presión social del entorno obliga a adoptar el papel que toca por las buenas o por las malas… tu a lo que se te mande y tu a los cupones, incluso el medio refuerza esa idea cuando Quique no tiene posibilidades de bajar una escalera por sus propios medios salvo arrastrandose. Ellos luchan contra su fin escrito albergando sus sueños y esperanzas en la música.

Inicialmente los protagonistas tienen el deseo de cambiar, de no aceptar lo impuesto, lo más difícil ya está hecho aún diferenciando que uno es por iniciativa propia y el otro por inercia. Eso es lo más destacado, recordemos la mejor idea de la pelicula  reflejada en el dialogo de Quique "... a mi no me digas que no se puede...". 

La intervención del educador, junto al trabajador social debe facilitar el acceso a los recursos, y en su defecto crearlos; aportando alternativas distintas, trabajando con ellos el contexto… que sea habitual que haya asociaciones, que sea habitual que los niños vayan al colegio, que sean capaz de tomar conciencia de sus problemas y trabajar las soluciones, acercando esas alternativas a ellos y a ellos a esas posibilidades, creando nuevos roles en la trama; en definitiva, construyendo puentes que ellos ya están dispuestos a cruzar, pero no solo hay que hacer el puente entre estos dos mundos, sino que la labor del educador va más allá y consiste en preparar los dos lados del puente. Para nada sirve sacar a la gente de barrios marginales para que formen parte de otro que mundo que siga fomentando la exclusión, y me pregunto si quizás pasemos demasiado tiempo trabajando con los marginados poco con los que marginan… y unos no existirían sin los otros.


Saludos

martes, 17 de noviembre de 2009

Con las miras muy altas...


Mantenemos la esperanza de la humanidad en el espacio, cuando nos queda tanto que hacer por la humanidad aquí... quizás estamos tirando la toalla o quizás la humanidad que queremos salvar sea la que tiene para pagar cohetes. ¡Ya no quiero ser astronauta!


Saludos

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Edu.. que?... ¡Educadores sociales!...

He encontrado este corto que intenta dar un poco de luz sobre las funciones de los Educadores Sociales, si..., eso que es tan difícil algunas veces de explicar... parten de los tópicos respecto a la profesión (me encanta lo de la pulsera.. jaja) y terminan explicandolo perfectamente... Merece la pena verlo y creo que la labor de darnos a conocer, debería de comenzar por nosotros mismos ¿no?...





Saludos

lunes, 2 de noviembre de 2009

Sobre el articulo "la calle es nuestra"..

Las sociedades, como cada uno de nosotros como individuos, tienen que afrontar el resultado de las decisiones que adopta... y como todos nosotros, a veces... se equivoca. El artículo de "la calle es nuestra", no hace más que evidenciarlo. Al igual que las personas, las sociedades padecen el llamado "sesgo egoísta",  haciendo una atribución de responsabilidad interna después de un éxito y haciendo una atribución de responsabilidad externa cada vez que hay un problema. Ese poco espíritu autocrítico, en una sociedad como la nuestra que condena y no perdona el fracaso, es la que en muchas ocasiones vayamos de conflicto en conflicto.



En el artículo, se hace un breve recorrido, así como un dibujo de la situación actual de  las bandas latinas en España. Como han evolucionado los famosos Latin Kings y los Ñetas en otras bandas más peligrosas, y de como su principal actividad se centra en la venta de drogas y delincuencia juvenil en general. Todo ello se nos muestra desde la perspectiva de Pablo, que trata de salir del ámbito de las bandas e incorporarse a la sociedad ‘normalizada’. Esa sociedad que, probablemente tiene, una parte importante de la responsabilidad de su situación, porque las cosas, no pasan porque si, sino por consecuencia de…


El artículo parte de una visión sesgada de la realidad, da la impresión de que solo existen en las calles las bandas de colectivos con origen inmigrante (y resalto lo de origen, porque muchos de ellos ya han nacido en España y son tan españoles como el resto, guste o no ), y no hace referencia a las bandas de Skins Heads, o Red Skins, o los movimientos ultra dentro nuestro deporte nacional que son tan violentos y fanáticos como los otros; observemos que el reportaje se anuncia como un reportaje de violencia juvenil, de jóvenes... Hay un regustillo de fondo, de que el tema a tratar es “los problemas que generan los inmigrantes” o “los problemas juveniles son los inmigrantes”… pero eso lo analizaremos más delante y con más detalle…


Recordemos, a grandes rasgos, la situación económica española en los últimos años…. Tras salir de la recesión que hubo en los años posteriores a la Expo’92 y a las Olimpiadas de Barcelona, España comienza a recuperarse (en los años entre 1997 ~ 2000), y arrastrados por una bonanza de carácter global, no perdemos el carro económico y se empieza a generar dinero y puestos de trabajo, todo ello, a base de mucho trabajar y no cobrar tanto. A la vez, empiezan a darse fenómenos paralelos de carácter previsible… como que los bancos ganan dinero al haber movimiento bursátil; que algunos españolitos son más ricos; los que no lo son, no están tan mal y ya que como sociedad económica hemos avanzado, vamos a invertir nuestros pequeños ahorros en el sector inmobiliario y si la cosa va bien (que fue), de la noche a la mañana entre mis ahorros, la ayuda del banco (que seguía ganando dinero) y como hay dinero circulando la gente compra y vende, pues monto una empresa y paso de ser trabajador, a ser empresario.  Pero… para ser empresario y jefe, necesito mano de obra…y la mano de obra de aquí, es cara, se sabe sus derechos… y además, recordemos que los españoles tienen ahorros y ya no es necesario aceptar cualquier trabajo… así que en esta situación, aparecen los inmigrantes, cumpliendo el papel encomendado, y disparando su población a partir de 2001, según muestran los datos de Instituto Nacional de Estadística, La población extranjera en España. (Gráfico Pág. 33).


Hasta aquí, todo ventajas…, cotizan a la SS (y si no mejor, así alguno obtiene un 35% más de beneficios), alquilan los pisos que hemos comprado, trabajan mucho, les pagamos poco, protestan menos… pero, empezaron a traerse familiares… a sus mujeres, a sus hermanos, a sus hijos, como todo va bien… y comienzan a asentarse (ojo… solo pueden ir a zonas más baratas, propiciando su concentración geográfica) y a querer mantener sus señas de identidad, su cultura… y ahí comienzan los problemas. Citando a Valerio Máximo Manfredi en algún pasaje de la “La última Legión” que resume un poco lo dicho “…los bárbaros quieren vivir como los  romanos, pero no ser romanos…”. Además el tiempo pasa, y la estabilidad económica propicia que tengan hijos, y sus hijos son de nacionalidad española, pero viven en barrio ecuatoriano, o magrebí, en el centro de Madrid o Barcelona.


En todo este crecimiento desenfrenado, tenemos que ser muy prácticos para ser rentables, y como vienen tantos y tan rápido… y no nos da tiempo a explicarles que aquí los niños tienen derechos inalienables, que hay costumbres de sus países que son incompatibles con las leyes españolas (ablaciones, escolaización obligatoria, libertad de expresion, ley del menor), etc.…. Pero insisto, hay que ser rentables al máximo y como no protestan, que trabajen y trabajen mucho. Mientras tanto, descuidan a sus hijos, porque trabajan de sol a sol, porque no tiene tradición en su país de origen de hacerlo y porque en muchas ocasiones las madres están cuidando a los niños españoles ya que sus papas tienen más dinero. Así, vamos perdiendo el control de una parte de nuestra sociedad... por esconder la cabeza y claro al final nos viene los problemas.


Pues, básicamente y a grandes rasgos, así es como se genera el caldo de cultivo para la excusión social de todo tipo de colectivos… barrios, familias, nacionalidades, etc. Y en este panorama aparecen las bandas de las que mencionamos en un principio y concretamente de las que habla el artículo. Ahora ya no es problema de educación, ni de intervención... cuando aparece la violencia y el tráfico de drogas, es problema  única y exclusivamente de la policía.


Como educadores sociales, nuestro objetivo de intervención es evitar ese caldo de cultivo, teniendo como sujetos de acción a distintos perfiles, porque por un lado están todos esos niños que no van a la escuela; niños, que no tienen un tejido social que facilite y trabaje la inclusión en horarios extraescolares; con esos niños que son el alimento de esas bandas, porque en esas bandas, se entra porque acogen aquellos que se sienten y son excluidos, y porque como bien recoge el articulo les hablan de “lealtad y amistad”. Desde las guerras antiguas, se sabe, que para acabar con el enemigo, cortarle el suministro es un paso al éxito. Otro de los perfiles serán los que van saliendo, bien voluntariamente o bien tras el trabajo de la policía y los jueces. Hay que proveer de mecanismos a los que abandonan estas organizaciones para que no vuelvan a ellas, facilitándoles acceso a los recursos, haciendo un esfuerzo importante de integración porque en muchos casos ya cuentan con un pasado. Teniendo en cuenta esos dos perfiles, en lo que respecta  los menores, habrá que hablar con las familias, explicarles, acogerles, advertirles… en definitiva informarles; tras eso hay que vigilar que los niños se escolaricen, como hemos dicho antes que exista un tejido social que facilite la atención fuera del horario de clase… actividades deportivas, culturales, asociaciones de vecinos… construyendo una alternativa a las bandas, que ofrezcan los valores que necesitan “lealtad y amistad”. En lo que respecta a los ex-pandilleros, la intervención se centrará en resocializar al individuo, a través de intervenciones personalizadas y  trabajando la posibilidad acceder a los recursos como el empleo que le ayude a reinsertarse en la sociedad.


Como siempre y para acabar ya, lo haré con una pregunta… Si todo esto ha pasado al colectivo de inmigrantes como consecuencia de descuidar a los hijos debido a la presión socio – económica, ahora con la situación actual de crisis, en la que sobran los inmigrantes y tenemos que volver a asumir los mismos trabajos… ¿nos pasará en un futuro no muy lejano lo mismo? Ahí dejo la joyita de video que encontré ayer, emitido en un reportaje de antena tres  el 28 de octubre de 2009, que analizaba los problemas de la juventud. Un minuto y medio que  no tiene desperdicio de una criaturita de 16 añitos... (y llevamos dos de crisis, ¿no?)





Saludos



Comparte este blog...