Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

sábado, 30 de enero de 2010

Fuerte Apache

En FUERTE APACHE nos encontramos ante una historia que se desarrolla en el entorno de los educadores sociales en la intervención con menores en España. El protagonista es un educador social experimentado el cual lleva una vida un poco apática y monótona, que debido a la rutina, efectividad y transcurrir del trabajo va perdiendo la ilusión por su labor hasta que se cruza con él en el centro de menores un chico magrebí con el cual es capaz de lograr un nivel de implicación como hacía tiempo que no tenía, gracias a la buena respuestas y aptitudes de este…

La película se rueda en 2006 y se estrena en 2007, en pleno apogeo del debate social de la ley del menor que tanta polémica ha levantado por casos sangrantes como el de Sandra Palos o el “Asesino de la catana” (cuyas resoluciones judiciales se supieron unos años antes), donde la protección jurídica y la responsabilidad efectiva de los menores hicieron cuestionarse públicamente la labor de estos centros, el tratamiento que tienen y el resultado real con estos niños. Actualmente la polémica sigue con casos como el de Marta del Castillo. La película trata de mostrar la realidad de estos centros e invita a pensar sobre su efectividad y conveniencia.

El centro de menores en el que trabaja Toni, es donde acaban, según sus propias palabras, los casos más complicados y que han fracasado en otras instituciones de este tipo (de ahí el símil con Fuerte Apache como ultimo reducto). Se surte así no solo de chicos con problemas con la ley, aunque estos parecen mayoritarios, sino también de acogida de menores cuya tutela se les ha retirado a los padres. Los perfiles de los educadores son variopintos, esta desde el más experimentado como es el caso de Toni,  otros veteranos más jóvenes y recién llegados como es el caso de David con escasa experiencia. Con estos recursos humanos y con el limitado apoyo de un vigilante de seguridad, el centro se convierte en un trinchera de contención hasta que los niños dejen legalmente de serlo y hay veces que la intervención se realiza con el suficiente tiempo y en otras ocasiones se convierte en un mero tramite hasta que tengan la mayoría de edad. Así pues, este centro se convierte en un contenedor social donde aparcar los menores conflictivos que los mecanismos del sistema no saben muy bien que hacer.


Para este caso hemos elegido a Lucho (interpretado por Eric Álvarez), el chico de la cresta que aparece en el cartel de la película en primer plano. El motivo por el que he elegido a este personaje es porque la suya es una de las pocas historias donde obtenemos una visión más clara de las circunstancias de su entorno familiar y al no ser uno de los protagonistas principales de la película no se detalla la intervención con él salvo en momentos puntuales.
 
Lucho parece tener alrededor de unos catorce años, proviene de un entorno cercano al de la institución, un barrio marginal de Barcelona (el Raval, también conocido como el barrio chino) y se nos insinúa a lo largo de la historia (alrededor del minuto 20’) que su madre tiene problemas con las drogas y que su medio de vida es la prostitución. Probablemente los servicios sociales hayan iniciado medidas proteccionistas con el menor mucho antes (porque parece que Lucho lleva tiempo en el centro) y tras haber no haber obtenido resultados satisfactorios en la intervención con la madre, se han visto obligados a retirarle la custodia, aunque esto no está claro ya que cabe la posibilidad de que haya sido ella misma la que haya solicitado ayuda aunque sea poco probable. Por la edad de Lucho habrá sido difícil que una familia se haga cargo de él y además podemos ver que existe cierto apego del crío con la madre, posiblemente porque no existan otros familiares. La madre muestra cariño por su hijo y es precisamente este hecho por el que lo rechaza, siendo consciente de no ser capaz de darle un entorno adecuado, aunque insisto no sabemos si tras la actuación de los servicios sociales o por iniciativa propia. Lucho no se ve un niño especialmente conflictivo aunque si se le ve curtido para su edad por su experiencia vital y las relaciones con los chicos del entorno del centro.

Como factores de riesgo del chico nos encontramos como su entorno familiar, compuesto solo por la madre que no está en condiciones, ni parece que vaya a estarlo. Probablemente no tenga una red de apoyo familiar más allá ella y esté totalmente solo, ahí se detecta cierta necesidad afectiva que se manifiesta en ocasiones. El propio centro en el que se encuentra, que por la dureza del mismo le hace establecer relaciones con chicos de su edad que arrastran un historial mucho más delictivo, conflictivo y duro que él. Entre los factores de protección, aunque son escasos, el chico muestra actitudes colaboradoras, se relaciona bien, tiene cierta autonomía y parece dejarse guiar bien por los educadores, no parece consumir drogas, no es violento, parece ser un elemento de cohesión dentro del grupo, así como se ha adaptado bien a la vida en el centro, también parece ser consciente del grave problema de la madre.
 
Considero que el internamiento de Lucho en este centro no es adecuado, pero estos intereses de se contraponen con los del centro, así parece… que afecta la historia de Lucho en el centro a otros niños, por ejemplo Tarik... ¿Es posible que Toni vea a Tarik igual de atrapado que Lucho en la institución? Es muy posible y así lo aconseja en una reunión tratando caso por caso (alrededor del minuto 49’), ya que da la impresión y viéndolo desde la perspectiva de Lucho que ha sido lo que le ha pasado… él no debiera estar ahí. Para valorar los objetivos educativos nos debemos de plantear el tiempo que nos queda con él, porque probablemente si no procuramos una formación adecuada y una orientación laboral correcta, cuando llegue a la edad límite de estar en el centro volverá a la calle y solo tendrá el entorno de la madre al que por su apego acudirá y todo el trabajo anterior no valdrá para nada. Debería de escolarizarse fuera del centro y fomentarle amistades y un entorno normalizado, dejando la institución en un segundo plano, aunque lo suyo sería una familia de acogida temporal, y establecer un plan de actividades que doten a Lucho de recursos para huir de la indefensión en la que se va ha ver… cursos de formación laborar específica, inclusiones en plan de inserción sociolaboral (prácticas) y vigilar detenidamente el desarrollo social que se va obteniendo para saber problemas reales futuros se va a enfrentar. Establecer un punto de referencia futuro… es decir, si no creamos un entorno medianamente fuerte, un pilar donde pueda acudir ante posibles eventualidades volverá al entorno de la madre. Otro objetivo debe de ser fomentar su independencia y su autonomía personal, fortalecer su autoestima consiguiendo resultado escolares (títulos formativos, becas, etc.….). Hacerlo conocedor de recursos y capacidades propias y externas así como adiestrarlo en el manejo de los mismos. Si conseguimos que Lucho sea capaz de crear un entorno sano propio, será él que pueda ayudar a su madre en un futuro…


Para terminar dejo el trailer que precedió a la pelicula, donde creo que se recogen todas la imagenes donde sale la policía y casi todas las de violencia.. hay que vender, pero me quedo con la frase que es algo que debemos de aprender y tener en cuenta todos... "Cuando la vida no te sonrie hay oportunidades que no puedes dejar pasar"


Saludos

0 comentarios:

Comparte este blog...