Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

lunes, 1 de febrero de 2010

El bola....



La película de “El bola” causó un gran impacto por las imágenes tan duras de maltrato infantil que contiene. El cine una vez más responde a inquietudes y debates sociales que por la entrada del nuevo milenio removían activamente las conciencias colectivas contra la violencia de género e infantil, tratando el tema de cara. Y es en esta película donde se pone toda la carne en el asador sobre el asunto. Por primera vez se nos muestra una realidad de la que se conoce la existencia pero ante la cual había una aptitud condescendiente amparada en la connivencia de mirar hacia otro lado... de que cada casa es un mundo, tal y como ha estado ocurriendo hasta hace bien poco con el maltrato de género…

En la historia que se nos muestra, Pablo (El bola) es un chico con pocas relaciones sociales que oculta la vergüenza de una situación familiar complicada. La vida de las familias en los barrios a veces es difícil y se agrava por la educación familiar. Hay una escena que describe, a mi modo de ver, el eje del problema en la casa… cuando a la abuela, con serios dificultades para valerse por si misma, problemas de incontinencia y parece se suman problemas de Alzheimer, está siendo duchada por la madre de Pablo e insiste y protesta continuamente por la vergüenza que sufre por la situación, que es la misma vergüenza que siente el padre (que tiene una posición social en el barrio definida, es el dueño de la ferretería) por no mostrar una imagen perfecta al exterior de modelo de familia socialmente aceptado, que es la misma vergüenza por la que Pablo no se relaciona con normalidad con sus compañeros. Vemos que el modelo educativo de la familia se ha transmitido como dogma… Como podemos observar todos los miembros de la familia consideran que tienen algo que “ocultar”, y priorizan por encima de todo la imagen que se tiene de ellos.  Es por esto por lo que el entorno familiar se ve presionado socialmente a ocultar la realidad… el miedo al que dirán, admitir la problemática, a no hacer lo que los demás esperan de ellos. Mantener esa máscara social les causa frustración que en la madre se manifiesta en una insatisfacción, sumisión y resignación total, y en el padre en brotes violentos cada vez que ve una fisura en la imagen familiar. La situación de dependencia de la abuela la coloca en una situación de exclusión dentro del núcleo familiar… es una carga.

Se trata de un entorno represivo, con un modelo autoritario y para mantener esa férrea estructura se manifiesta constantemente la violencia tanto física como psicológica… hay una serie de pautas establecidas (trabajo, casa, horas de comida, etc…). Este entorno es alimentado por frustración constante por las condiciones de la abuela, la perdida de un hijo, la vida en el barrio, la rutina de la tienda, etc. y van a parar a los pilares más débiles de la familia: la abuela está anulada, a Pablo se le exige y se le compara constantemente con su hermano muerto (como se desvela al final) y contra la madre se aprecian signos constantes de machismo exacerbado y violencia psicológica paterna. Este tipo de entornos suele machacar la autoestima de los integrantes por la figura dominante, el cual padece una gran inseguridad que le lleva a controlar excesivamente todo lo que esté bajo su dominio, incluso las relaciones exteriores de cada uno de los miembros. La constante sumisión de la madre y la falta de afectividad en el entorno y las relaciones no hacen más que agravar la situación.

En el caso de la familia de Alfredo, es todo lo contrario… en un clima de naturalidad y demasiado tolerante (y con “demasiado” hago referencia a la permisividad con el tabaco por ejemplo), donde las muestras de cariño y afectividad son constantes e incluso se incrementan en situaciones complicadas, procurando que se puedan establecer relaciones abiertas y paralelas a las del núcleo familiar libremente, además estas son fomentadas y normalizadas a la hora el pedir apoyo externo en caso de necesidad (como en el caso de la trabajadora social). La manera de afrontar los problemas dentro de este entorno familiar están basados en la comprensión y por parte de los progenitores se hace un esfuerzo constante por empatizar con el niño recordando cuando tenían su edad. Tampoco se dramatizan los problemas y se tratan con naturalidad, se fomenta la capacidad de elegir y de dota de independencia al niño, la cual le protege de dejarse llevar por el entorno de amigos del colegio a la hora de afrontar juegos demasiado peligrosos. Los roles dentro de la casa son mucho más flexibles y se comparten en función de las necesidades, no son tan rígidos como en la familia de Pablo, esto facilita un clima cooperativo entre sus miembros desarrollando un modelo más democrático.

Si nos fijamos bien, las familias mantienen una simetría totalmente opuesta. Los padres mantienen la base económica familiar y ambos parecen autónomos, ambas madres son amas de casa con alguien directamente dependiente de ellas (una la abuela, otra el menor),  un hijo en la misma edad, ambas familias viven en un piso similar de un mismo barrio, etc. Parece que lo único que cambia es la escala de valores con la que se mide la realidad con respecto a la sociedad en la que se vive… y quizás este ahí el problema y es educativo.

 Los indicios o indicadores del maltrato que sufre Pablo, en el plano físico son evidentes ya que en un momento determinado aparece con un gran deterioro físico fruto de una paliza, pero eso no es más que el final de un larga lista de pequeños cabos sueltos que debidamente atados y a tiempo nos hubiera dado la evidencia mucho antes. Pablo demuestra problemas con las relaciones sociales de su entorno, no le son fáciles y hasta la llegada de Alfredo no empiezan a normalizarse; existe una falta de seguridad tremenda y poca autoestima, tanto es así que su apodo de “el bola” responde a un amuleto que lleva continuamente, las conductas de riesgo que lleva con los juegos en la vía del tren (es algo que Alfredo no tiene) con riesgo real de muerte, siempre encerrado en si mismo, con poca relación afectiva tanto a los familiares como al entorno, siempre con un halo triste y queriendo pasar desapercibido. Pro otro lado  el entorno familiar de Pablo es más discreto y demuestra pocos indicios de maltrato pero si se trata de un padre autoritario, inflexible y con poco interés e n la vida de su hijo y su principal indicador es inhibición de Pablo cuando está junto a él que mira al suelo y apenas abra la boca… es terror del chico cuando está unto a él es palpable y fácilmente observable. Como apuntábamos antes el constante menosprecio y comparación con el hermano fallecido es una losa sobre el niño insuperable (ya que el hermano no vive) que lo va anulando poco a poco.



El acercamiento de Pablo a la familia de Alfredo es progresivo, primero se le acoge con naturalidad y se le da un rol desde el principio en la familia y el entorno “el amigo de Alfredo”, después todos muestran acercamiento social y normalizado hacia él, se le hace participe de actividades, de conversaciones, se explican las cosas y se crean vínculos paralelos con otros personajes sin la necesidad de Alfredo… por ejemplo el padre o la madre puede interactuar con Pablo sin la necesidad de que esté su hijo, eso refuerza la identidad de Pablo como persona y amplía su visión social. Como decíamos antes es un entorno comprensivo y cooperativo y por ello Pablo acude en busca de ayuda, esto está reforzado pro la experiencia del episodio de las vías del tren que acabó en comisaría, donde esperaba encontrar una paliza acabó en una charla comprensiva sobre el riesgo de su actividad. Esta confianza generada y la seguridad de encontrar apoyo le hacen refugiarse en casa de su amigo. El papel que a mi modo de ver desempeña la familia de Alfredo, además de servir de acogimiento y catalizador de la ayuda que necesita el chico, creo que es el comparativo. El contacto de Pablo con esta familia hace que abra los ojos, que sepa que lo que ocurre en su casa no es normal y no esta bien… el problema de estos casos en muchas ocasiones es el cerramiento social en el que se ve el protagonista y su día a día es lo normal… el contacto con otros grupos sociales y distintas maneras de ver las cosas hagan que el chaval vea que hay y existen otros ámbitos y al menos sepa lo que no quiere.

La película termina con “el bola” relatando los detalles del maltrato recibido… hasta este momento parece que ya han intervenido los servicios sociales y Pablo está declarando para iniciar tramites en el Juzgado de protección de  menores, pero la cosa no acaba aquí… ¿Dónde duerme Pablo? ¿Quién lo cuida si su entorno no es el adecuado?... Esto depende mucho de lo que hayan encontrado los Servicios Sociales al recabar información del entorno. Además de las medidas legales que parece evidente se han iniciado, los servicios sociales deben de actuar rápidamente para garantizar la integridad del chico y Pablo no puede volver a su casa en las mismas condiciones. Muy importante es la actitud de la madre en este momento, ya que cuando los profesionales recopilen la información, testimonios y pruebas necesarias observarán que nos encontramos con una madre cuidadora pero sumisa al marido y posiblemente maltratada también, así que cuidadora pero incapaz de garantizar ni su seguridad ni la del crío… abriendo otra brecha a la intervención. Por lo tanto, parece obvio que si la madre opta por Pablo, ambos tendrán que salir del domicilio conyugal hasta que las medidas legales sean firmes y habrá que buscar un hogar o centro de acogida para ambos; lo mismo ocurriría con Pablo en el caso de que la madre se cerrara en banda con el marido. Otra opción sería y valorando por parte del juez y la gravedad del asunto que adoptara medidas preventivas sobre el padre que lo alejaran de la casa. En el cualquier caso en el que la madre se quede con su hijo, se le debe hacer un seguimiento a ambos y  hacerla a ella objeto de intervención también. En el caso de que Pablo acabe en un centro de menores estaríamos garantizando su seguridad pero aumentando la victimización secundaria que parece que comienza inevitablemente con el final de la historia. Así que el futuro de Pablo a coto y medio plazo es lejos de su padre en una u otra condición.

Si el pequeño es la válvula por donde se detecta el problema y la parte débil que lo sufre y requiere de una intervención especifica, la cual me atrevería a decir, que ha comenzado con la aparición del Alfredo, que es su red de apoyo social actual y que hay que reforzar y ampliar, y que continua con trabajar su autoestima y capacidades, normalizar sus relaciones escolares y desarrollar habilidades sociales y por otro lado ir reparando en la medida de lo posible la relación con los miembros de su familia… pero para eso habrá que preparar a esa familia para la vuelta de Pablo y la intervención es fundamental con ella y habrá que flexibilizar y reorganizar los roles familiares, para desbloquear a los protagonistas; destruir la imagen colectiva, individual, exterior y social que tiene de si mismos formando y aceptando una imagen real y adecuada que evite la frustración causante de estos problemas, ese debe de ser un objetivo principal de la acción educativa, a partir de ahí fomentar las relaciones sociales y participativas. El padre tanto si permanece o no en el seno de la familia debe de someterse a plan de rehabilitación y de terapias y programas para la modificación de la conducta agresiva.

Ya para terminar, solo queda preguntarnos si se hubiera detectado o  no alguna vez si el padre no se le hubiera ido la mano de esa manera… cuantos niños, mujeres y hombres están sometidos al maltrato psicológico llevando una vida aparentemente normal y siendo la semilla de tantas y tantas agresiones y barbaridades que vemos en un informativo… La detección precoz de estos casos es fundamental y la educación social tiene mucho que decir en este ámbito consiguiendo y concienciando la implicación de todos… desde el colegio hasta el vecino que mira hacia otro lado.


Saludos

1 comentarios:

David, tu análisis me parece impecable. Coincido contigo en todo lo que argumentas y creo que has hecho un trabajo muy bueno a lo largo de todas las clases que hemos compartido (aunque sea a distancia). Enhorabuena. Seguiré leyendo tu blog, porque me resulta interesante la forma en la que expones los temas.

Comparte este blog...