Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

martes, 2 de febrero de 2010

Ilha das flores....

Me recuerdan mis hadas madrinas lectoras que me falta el comentario de este documental (pulsa aqui para ver) entre las actividades de clase, detalle el cual les agradezco profundamente ya que lo di por comentado al hacer referencia a él en otra entrada y no es así, pero la participación en concurso oficial de notas de la UPO requiere pulcritud con las reglas… y así andamos, entre apuntes y entradas, entradas y apuntes, siendo las entradas mis preferentes ya que me quitan de los apuntes… ;)

He de ser sincero y decir que no me gustó este documental, porque provoca rechazo y ese rechazo es porque expone la realidad sin compasión y con la crueldad de un tratamiento de choque abofetea las conciencias en tan solo diez minutos con las más crudas imágenes destrozando los cimientos de nuestra aplastante lógica con la misma lógica que la mantiene… y eso nos desconcierta, nos desampara, nos desubica, nos provoca un gran conflicto interno para el que menos mal que nuestra sociedad articula sofisticados mecanismos de defensa para protegernos, como por ejemplo... obviar, que es algo que no soluciona nada pero da resultados aceptables a corto plazo.

El documental argumenta, usando la lógica proposicional, como funcionan las bases de nuestro sistema socioeconómico  y de cómo ese mismo sistema que promete hacernos libres, autosuficientes y capaces de prosperar es, exactamente por las mismas premisas, el principal generador de pobreza y por lo tanto de exclusión y marginación. El sistema se muestra como cíclico y como tal, el que se queda fuera de la rueda ya no forma parte de ella y por lo tanto no cuenta; tanto es así que por tener un cerdo un dueño con dinero está dentro del sistema y por lo tanto por encima de humanos pobres, que esperan para ver que desechan los cerdos, para poder comer ellos… y en esa espiral es donde los humanos pierden su condición de humanos y así pueden suplir las deficiencias del sistema creado por el hombre. A esta realidad es a la que nos enfrenta el documental de la misma manera que si nos tiraran un cubo de agua helada por la espalda... pero no hay que autocompadecerse, que lo que es dura es la realidad de los protagonistas de la isla de las flores.

Muchos de los desadaptados, marginados e inadaptados que se cruzarán en nuestra trayectoria tendrán la pobreza y desigualdades económicas como principal factor de exclusión, y en nuestra mano estará ayudarlos a superar a través de intervenciones educativas estas desigualdades y evitar que salgan del sistema o quizás… ¿debiéramos enseñar a los felices y socializados integrantes del sistema a no excluir ni marginar a los que carecen de medios y son pobres? Pues probablemente el trabajo esté en los dos sentidos, lo que está claro es veintiún años después de este documental podemos ver en las calles de nuestras ciudades a pensionistas rebuscando en contenedores de basura… es como si “Ilha das flores” haya llegado hasta aquí… en vez del progreso a “Ilha das flores”. La labor educativa está en enseñar a ver, a mirar, porque el problema no solo lo tiene quien no tiene para comer... sino el que mira con ojos y no ve... salvo lo que quiere. En esta página, en la descripción del video dice literalmente "Um ácido e divertido retrato da mecânica da soiedadde de consumo"... ¿veis? hay alguien a quien le ha parecido divertido.



Por cierto... ¿que habrá sido de “Ilha das flores”?... no he encontrado apenas información además del documental, así que no creo que hayan cambiado mucho las cosas...



Saludos

1 comentarios:

Querido David...
Todo el mundo sabe que las hadas no existen.

Anónima: tia secreta de Murcia

Comparte este blog...