Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

lunes, 15 de marzo de 2010

El ranking se mueve...

No quería dejar pasar la semana sin hacer referencia a la obscenidad que, a mi modo de ver por los tiempos que corren, encierra el contenido de la noticia que han publicado los medios de comunicación. Ese al que llaman el cuarto poder y que sería digno de de ser poderoso si no se hubieran convertido en una mera herramienta de manipulación que, como en muchas ocasiones, responde como mascota al dictado del amo que les mantiene… y solemos participar en la trama consumiendo solo los medios que son más a fines a nuestra “ideología”, en fin, para otra entrada… 

La noticia a la que me refiero, y la tomaré del 20minutos.es, la podéis ver aquí “Amancio Ortega sigue siendo el hombre más rico de España y Bill Gates, el del mundo” habla y nos “informa” de cómo se ha movido, con la situación de crisis actual, la lista de los hombres más ricos del mundo.



La pobreza, es la circunstancia económica en la que una persona carece de los ingresos suficientes para acceder a los niveles de servicios mínimos de atención… bien sea sanitarios, alimenticios, de vivienda, de vestido o educativos. También tiene un componente de relatividad, porque lo que cada uno entiende por necesidades básicas va paralelo al nivel de bienestar de la sociedad en la que vivimos. Así pues, soy bastante pobre en comparación con Amancio Ortega, pero soy inmensamente rico en relación con los habitantes de Ilha das Flores… Salvando las distancias entre unos y otros, y mirando a mis iguales, van pasando la vida y vamos observando como el paro, las separaciones, los hijos, la crisis, las hipotecas, los coches, etc.… van situando al borde de la exclusión social a quien no puede mantener el nivel de vida, porque cuando la cosa aprieta, lo primero que dejamos es de comunicarnos, de salir, de llamar… porque  comparativa y relativamente no se mantiene el status que consideramos necesario para relacionarnos, y paradójicamente cuando más nos hace falta la red de apoyo informal, más nos alejamos.

Seguimos viendo el éxito social relacionado con el económico y en ese sentido se elabora una lista de las personas más ricas del mundo, creando así los modelos que son referentes en esta sociedad, como los futbolistas, empresarios, presentadores de televisión, políticos, banqueros, etc.…. Cuando lo que tendría que pasar es que se nos cayera la cara de vergüenza de que varias personas en este planeta atesoren fortunas que podrían acabar con la pobreza real, la objetiva y verdadera de quien no tiene nada que llevarse a la boca y viviendo en condiciones infrahumanas, o la cruel realidad que al asomarse por la ventana  nos enfrentamos al ver a nuestros pensionistas rebuscando en el contenedor de la basura. No soy utópico en pensar en el reparto justo y equitativo de la riqueza, ni en sistemas sociales y políticos de otras épocas que han fracasado y demostrado su inutilidad… solo digo que es ABSURDO que una persona en una vida atesore 50.000 millones de dólares, y los medios para seguir produciendo más dinero mientras hay millones de personas pasando necesidades básicas. 50.000 millones de dólares, por si solos, garantizan una acomodada vida durante generaciones… y no se trata de asistir a quien no tiene que comer y no tiene agua, se trata de dar una oportunidades a quien no las tiene, que es muy distinto y a lo mejor eso si es crear riqueza. Si la inversión social, se demuestra como una inversión rentable quizás lograríamos el interés de estos macrocapitales en este sector… ¿pero como hacerlo si lo social está relacionado con el déficit, lo asistencial y lo costoso? Hasta ahora las inversiones de capitales con lo social van relacionadas con algo que es más codiciado que el dinero… EL PODER. Me explicaré con un ejemplo, algunos de los traficantes más grandes de latinoamérica con fortunas desorbitadas conseguían apoyo popular para sus incursiones en la política a base de restaurar barrios de chavolas, hacer campos de fútbol, etc…. y todo ello mientras seguían vendiendo droga a su población (recordemos al colombiano Pablo Escobar). Pero, ¿como hacer rentable la inversión contra la pobreza? No pretendo ser tan ambicioso y resolver la cuestión, pero quizás debiéramos cambiar el enfoque y plantearnos alguna fórmula en la que la pobreza deje de ser rentable, y lo es porque los pobres soportan el beneficio de otros y porque sobre los pobres, es muy fácil tener poder…

Volviendo al artículo, es de reseñar que con estos modelos instaurados en la sociedad (de lo cual tiene mucho la culpa ese al que llamábamos el cuarto poder), que refuerzan la  esperanza de que cualquiera puede hacer una fortuna de manera fácil (porque esto es otra, no nos cuentan como se amasaron tales capitales), a quien se le aparezca la virgen y la oportunidad hará lo mismo, y quien tenga mejor coche, mejor casa y más cosas será mejor, será admirado y envidiado socialmente; y así es como terminamos por hipotecarnos, y trabajamos a destajo, y descuidamos la vida familiar, a los hijos, a las parejas, etc.... Y caemos en la trampa para al final seguir enriqueciendo a las grandes fortunas…  Porque mirando con la perspectiva del tiempo, sabiendo las causas y consecuencias de la crisis actual, cualquier novelista avispado tendría en su mano la curiosa historia de cómo un sistema financiero se apropió de las rentas de toda una generación cuando empezaban a trabajar, esa generación, que ya sabe que nunca podrá acaudalar el capital de los señores más ricos del planeta...


Saludos

0 comentarios:

Comparte este blog...