Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

domingo, 18 de abril de 2010

Inmigración


El implacable calendario del cuatrimestre continua y con él, las exposiciones de clase. Esta semana le tocó el turno a la inmigración como principal elemento de exclusión social. Un controvertido tema el cual, en muchas ocasiones, establecemos opiniones desde unas premisas y conceptos erróneos, confundiendo unas cosas con otras. En mi opinión, en este asunto como en otros muchos la politización de esta dinámica social y la manipulación de esos discursos políticos han influido muy negativa y especialmente en la percepción social. Quizás, como en muchas ocasiones solo sea cuestión de sentido común y de tener un poco de espíritu critico con las cosas.

Así pues, con buen criterio, los compañeros de clase comenzaron esta vez con una dinámica muy divertida que daba cobertura y contexto a introducirnos en las definiciones  usando el televisivo juego de pasa palabra. Fuimos sacando de manera participativa las definiciones relacionadas con el fenómeno de la inmigración siguiendo el mecanismo habitual del juego; se da la definición y se deduce el concepto usando como única pista una de las letras que compone la palabra buscada. Aunque fueron muchos más, algunos de los conceptos vistos fueron:

Extranjero: Natural de una nación con respecto a los naturales de cualquier otra.
Inmigrantes: personas que siendo naturales de un país llegan a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas.
Emigrante: persona que se traslada de su propio país a otro, generalmente con el fin de trabajar en él de manera estable o temporal.
Exilio: Separación de una persona de la tierra en que vive.
Refugiado: Persona que, a consecuencia de guerras, revoluciones o persecuciones políticas, se ve obligada a buscar refugio fuera de su país.
Residente: persona que vive en el lugar donde se tiene el cargo o empleo.
Xenofobia: Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros.
Raza: Cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia
Racismo: Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros que en ocasiones ha motivado la persecución de un grupo étnico considerado como inferior.
Integrar: Aunar, fusionar dos o más conceptos, corrientes, etc., divergentes entre sí, en una sola que las sintetice.
Interculturalidad: referida a la interacción entre culturas, de una forma respetuosa, donde se concibe que ningún grupo cultural está por encima del otro, favoreciendo en todo momento la integración y convivencia entre culturas.

La verdad es que la dinámica estuvo genial, y aunque comprendo las limitaciones de tiempo que tenemos a la hora de exponer, personalmente a mi me hubiera gustado no solo definir los conceptos lo cual es muy importante, sino analizar las definiciones que es lo que nunca hacemos y es donde radican muchas veces las confusiones ya que la utilización reiterada de los conceptos en contextos no del todo rigurosos confunde a la gente. Si como decía José  el año pasado y reiteraba Almudena este año, hay que acabar con los “diálogos de portera” con lo cual estoy de acuerdo, debemos dejar los discursos prefabricados y llamar a las cosas por su correcto nombre amparándonos en el conocimiento pleno de su significado. Tanto es así, que me da igual que político, informativo o periódico use constantemente de manera intencionada y parcial la palabra xenofobia, inmigrante, residente o extranjero que si conozco su verdadero significado no seré engañado ni manipulado desarrollando el espíritu critico necesario para, en la medida de lo posible, ser libres.

En ocasiones se nos tacha de xenófobos o racistas, o se habla de emigrantes, refugiados, extranjeros o inmigrantes sin la propiedad de conocer el concepto. En España, hay un fenómeno de inmigración en el cual personas naturales de otros países llegan para establecerse aquí. En ocasiones, la motivación ha sido buscar mejores condiciones de trabajo y oportunidades de prosperar, en otras ha sido la huida de su tierra de origen por conflictos armados, persecución política o religiosa. De todas estas personas que vienen en busca de una oportunidad, nos encontramos que nuestro país es un lugar donde existen coyunturas económicas y sociales que posibilitan estas oportunidades, también es frontera natural de Europa con África y además, donde mejores posibilidades de acceso existen por su cercanía cultural junto con la facilidad del idioma para toda Latinoamérica. Esto nos sitúa en el punto de clave. De todas las personas que entran a diario en España, hay dos posibilidades; que entren de manera legal, de acuerdo con las leyes establecidas en el momento (acuerdos de doble nacionalidad, descendientes españoles, un contrato de trabajo, etc.) o de manera ilegal no respetando las leyes de acceso al país que se accede. Esta segunda, es la que principalmente acarrea los problemas de convivencia, la que imposibilita la interculturalidad, y la que acaba afectando a todos los inmigrantes en conjunto. La inmigración ilegal, la que no se produce de acuerdo a la ley vigente en el país, es un factor importantísimo de exclusión social ya que genera pobreza, conflictos, delitos, marginalidad, etc. Todo esto es sin entrar en la valoración sobre lo justa, conveniente o correcta que nos parezca la normativa que regula este asunto, que eso es harina de otro costal y de un análisis mucho más exhaustivo.

Hago este apunte y me paro aquí porque mis compañeros, comenzaron a contarnos cuatro historias de vida y después nos metimos de lleno en los mitos relacionados con el fenómeno de la inmigración, lo cual también me pareció una estupenda manera de plantear el tema, pero también hubiera quedado más claro desgranando el concepto, pero insisto, demasiado hacemos para el tiempo que tenemos.

En las historias de vida, se contaron experiencias reales muy traumáticas de personas que tuvieron que abandonar sus países de origen por una razón u otra, han tenido que venir a España y aquí se encuentran en situación de exclusión y desarraigo. Aunque es una buena forma de concienciar no podemos caer en el planteamiento simplista de pensar que siempre es así, en muchas otras ocasiones, la facilidad de entrar ilegalmente en España posibilita una excelente cobertura a personas igualmente desarraigadas pero con actividades  e historiales delictivos gravísimos. Los que hemos viajado fuera de Europa en alguna que otra ocasión  sabemos y hemos visto lo poquito que vale la vida humana en la gran mayoría de países de  este mundo, por lo tanto considero que es un deber garantizar y preservar esta apreciación por la vida por nosotros mismos y para garantizárselo a las personas que vengan en busca de oportunidades. De nada vale que huyas de un país conflictivo por la existencia de sicarios si estos pueden entrar a desempeñar su labor con facilidad. En definitiva, delimitando que estamos hablando de inmigración ilegal, no todas las personas que entran en estas circunstancias son de la misma condición ni arrastran la misma problemática, por lo cual no podemos generalizar en bondades, ni criminalizarlos a todos, en este tema hay que hacer un sobreesfuerzo en ser objetivos.

También ratamos el tema de los mitos, que hubiera sido interesante tratar en profundidad porque los mitos por definición, tienen su base en realidades. Entre los mitos, más habituales sobre los inmigrantes están:

Que nos quitan el trabajo. No es cierto que nos quiten el trabajo tal y como reza el titular, lo que ocurren son varios fenómenos asociados a esta tesitura que se resumen en la primera frase. Uno de ellos es que en trabajos de poca cualificación ellos si la tienen y eso les hace más competitivos en un entorno legal; en una economía sumergida directamente son explotados abusivamente, situación inadmisible para una persona nacionalizada aquí. Con el tema de la cualificación es curioso, pero la especialización en el trabajo y las cadenas de montaje han hecho desaparecer oficios en Europa como por ejemplo la carpintería artesanal, así que cualquier operario de sector de la carpintería procedente de Latinoamérica es un carpintero con amplias capacidades que aquí hace años que no se ven, a lo que si le sumamos que cuestan lo mismo que un europeo que solo sabe, por su especialización, poner marcos de puerta… está claro y así ha pasado en muchos oficios.

No tienen formación. Cierto e incierto en parte. Tiene formación en su cultura, en sus leyes, en su idioma, y como contábamos antes… en sus oficios. Ahora no podemos pretender que conozcan los mecanismos legales, culturales, contextuales de su entorno, entonces tendríamos que dar la formación antes de que vinieran, lo cual es utópico. Aquí juega un papel fundamental la Educación social, que es la que tiene que servir de motor de la integración de estas personas en nuestra dinámica social con naturalidad siendo compatible con la cultura de su procedencia.

Aumentan los delitos. Aquí, si hubiéramos diferenciado entre inmigración legal e ilegal quizás hubiera quedado más claro, porque en función de la legalidad se determina el delito. No creo que aumenten lo que varia es el tipo de delito, que es más alarmante. Los delincuentes también están influenciados por el entorno y la cultura, los delitos y la forma de delinquir de otros países en nuestro contexto son para nosotros muy aterradores e impresionantes.

Abusan de la sanidad pública. En este caso creo que es totalmente incierto, sino que más bien entre los factores de riesgo que podemos contemplar entre la población inmigrante es precisamente la no utilización de los recursos sanitarios esencialmente por desconocimiento.

No quieren adaptarse a nuestras costumbres. Cierto e incierto. Retomando lo que ya apunté en este blog al hilo de ideas que Valerio Máximo Manfredi que lanzaba en su libro “La ultima legión” fundadas en que la decadencia del imperio romano, entre otras cosas, se produjo por la insistencia de los bárbaros (extranjeros) en vivir como romanos sin dejar de ser bárbaros. Pues algo de razón tiene con este tópico. Hay que integrar y para integrar es necesario partir de unos mínimos y los mínimos son los que hemos establecido en países avanzados con un mínimo de garantías. Con respecto a esto, da igual que en el país de origen se les pueda pegar a las mujeres, aquí no, es un delito; da igual que en su país de origen se pueda practicar la ablación, aquí no, es un delito; etc… y quitarnos de la cabeza complejos sobre si no respetamos su cultura, cuando yo creo que aquí, desde hace muchos siglos nos da igual que se sea de una religión u otra. Con respecto a la polémica tan habitual del pañuelo que Islam impone a las mujeres, conozco un caso por referencias de una menor que le esta ocultando a su padre el hecho de menstruar para evitar tener que ponérselo con trece años ya que tiene que obedecer a su padre y ponerselo… Obviamente ahora no voy a particularizar yo, pero…  ¿tenemos esa consideración cultural con nosotros mismos? ¿O impera la protección y el bienestar del menor? Otro ejemplo, obligamos a un empresario a que respete la ley de protección de riesgos laborales porque los trabajadores tenemos adquiridos un derecho que nos protege, pero dejamos que un miembro de la comunidad musulmana se suba a un andamio a realizar un trabajo duro físicamente en el periodo del ramadán donde el ayuno puede provocar accidentes graves enarbolando la bandera de respetar su cultura ¿Qué impera? utilizando el sentido común ¿Qué debe primar a la hora de establecer unas reglas de adaptación? Considero que integrar consiste en convivir desde distintas ópticas pero con las mismas reglas y nuestro papel como educadores es fundamental.

Se quedan con ayudas sociales. Si, y también cotizan a la Seguridad social y pagan impuesto y por lo tanto al igual que yo tienen derechos a prestaciones. El problema lo generan como antes dijimos las entradas ilegales que no aportan al sistema y en determinados momentos se puede abusar de él. Creo que al igual que antes entre los factores de riesgo que podemos contemplar entre la población inmigrante es la no utilización de los recursos por desconocimiento.

Pasamos a la famosa ley de extranjería, Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades  de los extranjeros en España y su integración social, modificada por  la Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre; por la Ley Orgánica  11/2003, de 29 de septiembre y por la Ley Orgánica 14/2003, de 20  de noviembre y que ahora pretenden reformar de nuevo. Entre sus líneas es de destacar aspectos positivos y negativos, que por afán de no alargar y de no repetir os dejo un enlace donde vienen perfectamente explicados los pros y contras desde el punto de vista de la excusión social aquí y como no, otro análisis aquí.


Por último y con el tiempo justo, pasamos a la intervención socioeducativa con inmigrantes.  La primera acción que vimos es la educación intercultural, que es es un enfoque educativo que tiene un carácter inclusivo, donde la diversidad es un ingrediente indispensable y positivo para una educación integral y de calidad, considerando la diversidad un valor que nos enriquece y enriquece al resto. Este planteamiento es el que vengo exponiendo a lo largo de esta larga entrada, y lo que tenemos que entender que esto no esta reñido con nuestro sistema judicial, ni legislativo, ni social, la cuestión creo que se basa en aplicarlo correctamente. También se trata de una educación que abarca a toda la sociedad, a todos para que ayude a comprendernos y a interactuar de manera no conflictiva. Creo que nuestro país tradicionalmente e históricamente tiene experiencia y capacidad para ello ya que son muchas las culturas que siempre  por nuestra situación geográfica han pasado por aquí.

Otra manera de intervención tuvo que ver con la educación para el desarrollo que busca incrementar la responsabilidad y comprensión de los ciudadanos sobre los problemas propios del desarrollo, generando nuevas actitudes y valores para trabajar por un mundo más justo. Es muy importante comprometerse con el consumo responsable y el comercio justo para evitar situaciones de emigración masiva provocadas por la desigualdad, pobreza y explotación. Esto último daría pie a que el grupo realizara una segunda intervención relacionada con este tema de la cual considero más oportuno hacer una entrada a aparte.

Por ultimo, su visita fue a La fundación Sevilla Acoge, con la cual nos contaron su experiencia. Podría alargar aún más esta entrada describiendo las actividades, el alcance y la filosofía de esta fundación pero después de visitar su Web me parece que queda todo perfectamente explicado y detallado por lo que recomiendo una visita a la misma en http://www.sevillaacoge.org, que cuenta no solo con la Web sino una consolidada labor en torno a lo social relacionado con inmigrantes.

Saludos

0 comentarios:

Comparte este blog...