Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

sábado, 5 de junio de 2010

Personas sin hogar

Cuando vemos a un “sin techo”, no somos conscientes de la historia que hay detrás, de cuales son las causas y circunstancias por las que una persona se ve en la calle, porque duerme en un banco del parque o en un cajero, porque está sola, porque ha tirado la toalla… no nos interesa, porque probablemente si lo supiéramos comprobaríamos que esa historia, quizás no se diferencie de la nuestra tan solo en hechos puntuales que en ocasiones han sido producidos por el azar y otras por una decisión equivocada, pero en todos los casos y bajo mi punto de vista (y esto quizás sea un prejuicio por mi parte) existe gran desesperanza que se apodera de la persona y que rinde su voluntad a la arbitrariedad del destino.

Quizás estemos muy acostumbrados a que las cosas salgan bien sin demasiado esfuerzo en la sociedad de lo fácil… dinero fácil, aprende fácilmente, sin esfuerzo, etc.… Una sociedad que no nos prepara para desafiar a las eventualidades que con toda seguridad afrontaremos a lo largo de la vida, sino que en el mejor de los casos presta asistencia, limosna, que aunque reconozco que es necesaria pero que no deja de ser una deferencia o gracia de los de dentro hacia los que han quedado fuera del sistema. El estigma de la asistencia o la indiferencia social sería materia de otra larga entrada. Como tantas otras cosas, o miramos hacia otro lado o acusamos con el dedo. La foto es de un cartel publicitario denunciando la pasividad con que no abordamos el tema.


Cuando afrontamos hechos traumáticos en algún ámbito de la vida, lo normal es contar con tu red de apoyo, con tu pareja, con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, etc.... es reconfortante, te sientes fuerte, apoyado y ves que no estas solo, y eso está bien. A veces las cosas no funcionan así y las relaciones familiares están deterioradas, la decisión que tomaste no fue la que te dijeron los demás que tenías que tomar (esta circunstancia en muchas ocasiones condiciona el apoyo, sobre todo de la red informal, penando y criminalizando la posibilidad de equivocarte), personas que se alejan cuando el éxito no acompaña y otras muchas vicisitudes que nos dejan solos bajo los escombros de un castillo de papel en el que basamos nuestra vida. Aparecen los sentimientos de culpa, de fracaso personal, de pérdida, el desarraigo, la incomprensión, las carencias afectivas y la falta de recursos que nos lleva de cabeza a la indigencia donde tirar la toalla no es más que el último pasó para asentarnos en la exclusión social. Este proceso es tierra fértil para que se manifiesten enfermedades mentales, dependencias y adicciones donde la falta de voluntad, objetivos y metas personales hacen de la persona un guiñapo a favor del viento. En muchas ocasiones la muerte es liberación que esperan con ansia en contraposición con el instinto humano de la supervivencia.

En nuestra sociedad, cada vez las familias son más pequeñas (menos hermanos, menos tíos) y por lo tanto la redes de apoyo formales menores. La inestabilidad laboral, las inestabilidades sentimentales, la precariedad y falta de compromiso de redes informales, etc. Es posible que no estemos tan lejos todos de esa situación.

Pero seamos realistas, no siempre es así, en la calle hay de todo. Gente que trapichea, que huye, que delinque, que tiene las vías urbanas como casa y medio de vida, que conoce los recursos asistenciales y los explota y que pulula por aquí y por allí en busca de una oportunidad y desperdiciarla porque no es su finalidad. Hay gente en la calle que accediendo recursos legales o ilegales que le ofrecen la oportunidad de salir, lo gastan todo entres días a lomos de adicciones y vuelven a la calle. Tenemos que diferenciar e identificar los perfiles para plantear una intervención educativa, pero no olvidemos que nunca podremos intervenir por más que insistamos con quien no quiera y quizá sea esa la primera intervención… que verdaderamente quieran. Tener un espíritu crítico desarrollado y la experiencia nos ayudará en el desempeño de esta labor.

Identificar y llamar a cada uno por su nombre es importante y así encontramos distintos conceptos que la mayoría de la gente tiende a confundir y no es lo mismo los mendigos, que los vagabundos, que los transeúntes, que los sin techo y las personas sin hogar. Un hogar no es una techo, un hogar es el lugar donde una persona vive, donde siente con seguridad y calma; y no todas las personas sin hogar practican la mendicidad; tampoco las personas sin hogar suelen ir cambiando de sitio como vagabundos y transeúntes.

Como curiosidad, el término transeúnte se utiliza mucho en el Camino de Santiago. La red de alberges que apoya al peregrino en su viaje da cobertura a miles de personas sin techo y sin hogar que viajan constantemente atrás y adelante por la ruta jacobea (dado que no se puede repetir estancia en estos albergues) confundiéndose con peregrinos y en busca de techo durante la noche alejados de los Servicios Sociales que les hacen demasiadas preguntas. Como experiencia vivida, ya que hace varios años que hice el camino, suelen ser bastante conflictivos porque que son reticentes a la higiene personal, exigen la caridad como un derecho adquirido, presentan problemas de convivencia y explotan abusivamente los recursos. Los hospitaleros encargados de estos albergues los identifican con bastante facilidad y mantienen el contacto previendo posibles conflictos.

Volviendo a la cuestión sobre una intervención educativa y diferenciándola de la necesaria asistencial que debe de darse paralelamente ¿Cuál sería el papel del educador? Una vez más nuestra labor coincide con otros colectivos con los que tratamos. La falta de autoestima, la falta de capacidades para afrontar su situación, reconstruir antiguas y crear nuevas redes de apoyo formal e informal, socializar al individuo, dotarlo de autonomía deben de ser nuestros objetivos. En muchas ocasiones, en las exposiciones en clase, caemos en la intervención asistencial como eje de nuestro trabajo. Es solo una parte, no podemos hacer bien a las personas si las hacemos dependientes de una asistencia y por ello la inserción sociolaboral es prioritaria y para ello es necesario higiene personal, compromiso, esperanza y voluntad.

Pero como siempre, la intervención no es con la persona sin hogar, también con la sociedad que en la tónica del anuncio que pusimos anteriormente, incide en el hecho de que la sociedad mira hacia otro lado, también hay que concienciar a los empresarios que confíen, que den una oportunidad a quien no la tiene y que hay que colaborar en la integración de las personas que están en esta situación.

De los dos grupos de clase que han tocado este tema, el primero se centró en la labor desarrollada por CECOP-SOCIAL de Sevilla, que como apuntaba antes se centra en la necesaria asistencia primaria en este tema y el segundo, se tiró a la calle a entrevistar por su cuenta a personas en sin hogar, lo cual es de destacar porque dio pie a valorar la entrevista desde varios puntos de vista y fue un gran esfuerzo por acercar la realidad a clase. Estas entrevistas serán cruciales en nuestro trabajo y el desarrollo de las habilidades sociales durante este proceso es fundamental por nuestra parte.

Para terminar ya, y desde la experiencia propia de quien ha hecho el recorrido completo del camino de Santiago a pie, es una acertada intervención educativa por parte de la Fundación Rais (Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral) hacer participar a personas de estas características en este tipo de dinámicas, porque les proporciona la capacidad de conseguir metas, de trazar horizontes y alcanzarlo, de compartir y socializarse. La experiencia ha sido recogida por parte de una marca comercial que lo utiliza como anuncio. Una vez más el camino es una estupenda herramienta didáctica para entender que, como en la vida, en llano son contadas las ocasiones que caminamos, pero no todo el tiempo es cuesta arriba, ni todo el tiempo cuesta abajo. Os dejo con el anuncio.


Saludos

4 comentarios:

buffff... este tema es el que mas conozco y sin embargo el que mas complejo me sigue pareciendo. Como bien has dicho, hay personas y personas, hay perfiles y perfiles... por eso la inserción sociolaboral en numerosas ocasiones no es solamente que no pueda ser prioritario, sino que basicamente... es imposible. Es bastante habitual las patologías duales graves en personas sin techo (drogadicción y enferemedades mentales) donde para poder solo TENER OPCIÓN a trabajar dependería de muchisimas cosas más que higiene personal, compromiso, esperanza y voluntad, y ya David no me refiero solo a un mercado laboral común, sino a entrar a fomar parte de recursos especializados como puede ser AISOL o programas especificos como el INCORPORA. Es cierto que ahora hay un nuevo perfil con personas que "no están muy quemadas" donde la calle apenas a hecho mella y es más facil conseguir esto, pero en otros casos ya te digo, no solo en algunos casos no es prioritario (xq antes tienes q trabajar muchisimas cosas, encamidadas a eso o no); es que existen un grupo donde sencillamente no se puede plantear mayores obejtivos. Nos guste mas o menos aun exite la reducción de daños e incorporación a minimos y no solo porque sea necesario, sino porque es la unica medida efectiva que puedes plantearte hacer con determinadas personas cuyos casos son alarmantes. Y esto, tristemente es así y hay que asumirlo.

Querida Sarita, como ves abordamos los casos desde una perspectiva global y a mi humilde entender, los casos en los que la reinserción del individuo es posible y viable, creo que son la mayoría, además así se trató el tema en clase, donde se advertía de el aumento de gente joven en la calle, cuyo perfil era el de la temporalidad y con capacidad de retomar el rumbo de su vida. Obviamente ante un problema de primer orden como son adicciones o enfermedades mentales la atención primaria es sanitaria y asistencial y, tras la estabilización del sujeto, considero que comienza la intervención educativa. Si podemos trabajar con discapacitados psíquicos y físicos elaborando una intervención para su inserción sociolaboral ¿Por qué no con las personas sin hogar? De partida contamos aún con menos recursos que en circunstancias normales, pero como bien dices cada caso es particular y cada persona tiene unas necesidades distintas. En el caso de AISOL que me comentas, en su propia Web dice: “… hemos podido constatar la importancia que la formación y el empleo tienen en los procesos de incorporación social de las personas con las que trabajamos…” Así que la inserción sociolaboral es un fin a largo o corto plazo y en menor o mayor medida. Aún así y como te pongo en la entrada (esto de citarme a mi mismo no me gusta nada jejeje) “Tenemos que diferenciar e identificar los perfiles para plantear una intervención educativa, pero no olvidemos que nunca podremos intervenir por más que insistamos con quien no quiera…” y añado… y con quien no nos corresponda, porque un enfermo mental no es objeto de una intervención educativa sin el beneplácito de un médico o psicólogo. Equipos multidisciplinares, Sara, que los voluntarios os malacostumbráis a hacer de todo… y así nos luce el pelo. Que después nos dan una charla en clase y ante la pregunta ¿Qué hacen los educadores sociales? Nos contestan que no lo saben jajajaja. Un bexote.

Bueno señor David a partir de Junio es decir ya, se puede dirigir a mi como: otros porfesionales de la educación (es decir, dejo mi voluntariado temporalmente y comienzo a cobrar de nuevo hasta q se acabe el programa). No se en q momento dije q no se trabajara en equipos multidiscilplinares, o q lo hagan los voluntarios... Evidentemente doy por sobrado que los temas medicos los tratan los medicos, y asi sucesivamente con todos los prodefesionales... Eso me parecia obvio... A la hora de alcanzar una empleabilidad en personas multiproblematicas y con deficit graves de recursos y habilidades (q si atañe a educadores), creo y considero q no es posible es bastantes casos.

AISOL pertenece a la federación liberación de la cual forma parte la asociacion donde estoy (la conozco bien xq existe convenio entre ambas) y te puedo asegurar que se hace protocolo solo a las personas que estan en mejores condiciones (y tras un trabajo previo), es decir... la creme de creme (se dice asi??? jajaja). Es cierto que hay un colectivo como yo tb te dicho q no esta quemaete y se puede incorporar a un mercado comun. Otros que con trabajo pueden conseguir unas condiciones de empleabilidad aceptable, buenas o mu buenas y pueden entrar en estos recursos u otros. Peroooo hay personas q ni a corto ni a largo plazo.
si piensas si que una persona x ponerte tipo: 45 años, policonsumo, unos 20 años en la calle, con VIH y varias ETS, salud delicada, dos veces en la carcel, causas judiciales pendientes, analfabeto y con oligofrenia por ponerte o esquizofrenia que no estan radical (y es mu habitual además encontrarlo)... (y los hay mucho peores eh?) si tu piensas que a alguien con un perfil así, puedes incorporarlo laboralmente... me parece poco realista (y este es joven eh? xq los hay jovenes sí, pero los hay con mas edad). Conosco casos donde no es posible la incorporación laboral, x causas fisicas, medicas, deterioro de la persona irrecuperable y otras causas... q no lo trata un educador social pero que condiciona enormemente en la intervencion que hagas y más en la empleabilidad.
David, lo que te quiero decir q NO todos x supuesto, xo hay personas que x desgracia estan tan demacradas que no es posible la incorporación laboral, hay que tomar otras medidas... Yo pienso que la educación social con estas personas debe tener otros obejtivos. Yo entiendo que esto pueda ser dificil de entender... Cuantas personas sin hogar (y no digamos de manera temporal) crees que se incorporan socialmente (de manera plena)??? Muy bajo, xq hay pocos recursos, mal empleados y se debe llevar otras medologias y practicas a cabor?? por supuesto, xo tb influyen otros factores como los que te acabo de mencionar, xq hay personas q lo q te debes de plantear es que aprendar una serie de habilidades y recursos que le ayuden a desenvolverse bien es su dia a dia, pueda llevar unas condiciones de vida aceptable y este dotado para mantenerlo en la medida de la posible. Si esto se lleva a conseguir y mantener... pos palante y a seguir trabajando, xo... es muy probable q no llegues a alcanzar la incorporacion laboral (q seria lo ideal...)
En fin, sencillamente serán puntos de vista diferente influenciadas x distintas cosas. Yo solo te hablo de lo que considero a partir de lo q conozco.

(un poco más y te hago una subentrada) :-P.

Bueno muchacho, haz la de gitanos que tengo ganas de verla ;-)

La de gitanos, como tu la llamas, o más bien la entrada que aborda el tema de la exlusión social del colectivo gitano, tengo que hacerla con mucho cuidadito que es tu grupo y además que la revisen siete personas antes de subirla, que no me fio de ti un pelo... jajajaja. Por lo demás simplemente no te doy la razón en nada (de manera preventiva) por lo mucho que me divierte eso y por lo menos hasta que no me invites a café (ahora que cobras) y lo discutamos...jajajaja. Gracias por tus comentarios. bss

Comparte este blog...