Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

jueves, 12 de agosto de 2010

Origen...

Si consideramos el cine como el séptimo arte, basta tan solo con dedicarle una mirada critica al panorama actual y darnos cuenta que esta disciplina pasa por una profunda crisis de originalidad y compromiso, sobre todo si atendemos a una cartelera llena de remixes, a la que lo único que se le añade son carísimos efectos especiales demostrando desprecio a guiones “diferentes” que aporten nuevas perspectivas, planteamientos o ideas. El cine alternativo, no está al alcance del gran público principalmente debido al desencuentro existente entre unos y otros producidos por la desarmonía entre la oferta y la demanda que avanzan en sentido contrario. 

El cine, es una herramienta poderosa en la transmisión de ideas y valores que cuenta con la capacidad de emplear una dinámica didáctica muy importante, ya que es capaz de acercar, ejemplificar y comunicar de manera visual y rápida conocimientos que se asimilan rápidamente con los receptores. Pero el cine es un negocio, y como tal, acaba sucumbiendo al mediocre dictado de la taquilla (al igual que la TV con la audiencia) que dictamina lo que es apto o no bajo la denominación de comercial. 

En una sociedad que está acomodada y dogmatizada en la creencia de que vivir, consiste en ser un constante fugitivo del aquello que no nos agrada, en esforzarse poco para obtener mucho y considerar que feliz es aquel que no tiene obligaciones; las historias poco complicadas que se limiten a ocupar el tiempo que ayuden en la tarea de abstraernos de la realidad y evite una actividad intelectual son bien acogidas. Al final, como en el caso de la televisión, tenemos el cine que merecemos y demandamos, siendo la razón principal por la que al mirar la taquilla encontramos lo que encontramos, reduciendo una disciplina artística a una mera factoría de ocio, relegando a un segundo plano cualquier esfuerzo intelectual medio. ¿Por qué tiene que ser así? ¿Qué quedo de aquello de aprender a la vez que se disfruta? El público se amodorra y el la ley máxima de la oferta y la demanda obliga a la industria a seguir la senda.

Tras mucho tiempo sin sorpresas en este sentido aparece Origen. Un film de Christopher Nolan que su mayor virtud reside en un guión excelente que a partir de una compleja simpleza, donde el director se toma el tiempo necesario en explicar y meternos en sus reglas para facilitar la comprensión, se nos ilustra en conceptos introspectivos de la mente humana en un constante debate entre la realidad y la ficción, donde la cordura y la lucidez bailan pegadas, manteniendo la atención del espectador para seguir la trama. Hacía tiempo que en un cine abarrotado, todo el mundo permaneciera en silencio hasta el final. 

En la línea argumental se manejan numerosos conceptos y perfiles psicológicos muy relacionados con la interacción personal que empleamos cuando educamos y eso la hace interesante para nosotros, así como los perfiles de cada uno de los personajes tienen su propia independencia dentro del film y encima con un reparto de lo más completo. Usando como trama el espionaje industrial, que viaja a lomos de la complejidad del desconocido mundo onírico de los sueños, se utiliza este como medio para la manipulación (porque tiene fines interesados), pero curiosamente, con los mismos mecanismos que muchas veces utilizamos para andamiar el conocimiento dentro de las personas en las que intervenimos desde la educación. Hacemos nuevos planteamientos y dejamos que el individuo desarrolle la idea y que sea él que decida. No desvelaré la película, pero no deja de ser interesante para el educador o animador sociocultural que cuando actúa lo hace de forma parecida pero desde el consciente. En la pelicula se enseña al espectador, a los miembros del equipo de acción y los personajes indivudualmente así lo hacen a lo largo de las dos horas largas de proyección.

En el desarrollo de la trama, se hace de manera inducida, a través de los sueños para que el sujeto no se de cuenta y se elabora un complejo sistema para convencer a la victima de lo que se quiere, pero cada personaje debe de enfrentarse no solo al complicado reto sino que además a sus propios fantasmas que son implacables y a los que es necesario superar para conseguir el objetivo. En matiz desde el punto de vista educativo y psicológico podemos extraer muchos perfiles y la relación psicológica del individuo con su propia psique relacionadas con las adicciones, la falta de conciencia, la percepción de la realidad, etc. Es necesario más de un visionado para analizar este aspecto con más detenimiento porque no deja de ser muy interesante.

La película es comparada continuamente con Matrix, por el tratamiento de las realidades alternativas, un tema apasionante, pero En Origen, creo que se ha conseguido dar un giro de vuelta mucho más real e interesante porque se analiza desde una mirada introspectiva (hacia el individuo), la percepción de distintas realidades y no como agente exterior (una deidad de la naturaleza que fuere) como se planteaba en Matrix. Teniendo en cuenta los últimos avances de la ciencia en este sentido (física quántica, psicología, genética, etc.….) la cuestión resulta actualizada y enfocada aunque no deja de ser ciencia ficción. Por otro lado, se apuesta constantemente por mantener la cordura del protagonista y con el espectador de la mano, que necesita someter, recapitular, analizar y llevar sus premisas a análisis continuamente. Me parece una elegante manera de inducir a lo que denominamos en muchas ocasiones espíritu critico, quizás sea el germen de la idea que el guionista introduce en nuestro sistema… ¿educación o manipulación? Como he dicho en muchas ocasiones, lo importante no es que tengamos respuestas, sino que nos hagamos preguntas porque a través de ellas, crecemos.

Haciendo una reseña a los efectos especiales, son muy buenos, pero tienen la virtud de no ser nada invasivos a la trama. Lo que prima es que el espectador no se pierda ni un segundo, ni un detalle. Los efectos no son el fin (como en Matrix Reloaded, que la gente ya iba a ver que hacía nuestro querido Neo), sino un medio. Aún así hay que decir que los efectos son tan buenos como corresponde a los tiempos en los que nos encontramos, pero no distraen del guión. Esto es cuando menos un detalle de buen gusto del que para muestra podemos observar y analizar la complejidad y a la vez naturalidad con la que están rodadas las escenas sin gravedad de uno de los niveles. Sin fallos, espectacular y… tremendamente discreto, como las impresionantes modificaciones de escenario de la arquitecta.

Además de las posibilidades didácticas y de análisis que tiene para la psicología y la intervención así como para muchos otras disciplinas y materias, la sensación tras verla la primera vez fue fantástica y es por ello que la recomiendo, porque esta obra va a ser un referente de culto en los próximos años y si no al tiempo... Ya no voy contar más, pero contra mi voluntad, debo apuntar que la propuesta del final que es otra genialidad que ya ha creado una inmensa e interesante polémica en Internet. Yo ya le he visto dos veces, y bajo mi punto de vista lo tengo claro, pero … ¿y tu?.

Para induciros un poco más de curiosidad os dejo con el trailer.



Saludos

0 comentarios:

Comparte este blog...