Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

viernes, 3 de diciembre de 2010

La necesidad del Educador Social

Ayer saltaba la noticia del incidente que se produjo en el Instituto IES Don Bosco de Valverde del Camino en Huelva.

Tan solo el titular ya nos pone los pelos de punta: "Expulsan un mes a un alumno que agredió a un profesor tirándole sillas" (pulsa para ver la noticia); y más cuando por fin, tras un largo periplo, he conseguido empezar las practicas como educador en un instituto de secundaria y este tipo de situaciones, en distintos grados de violencia se están dando en las aulas a diario.


Desde este blog, cuando era bitácora de asignatura, ya se puso de manifiesto la problemática de la dinámica que el instituto como centro padece a diario. Profesores que por un lado son elegidos y seleccionados mediante una oposición que no profundiza en valorar las capacidades del mismo para la enseñanza sino más bien el conocimiento de la materia; se enfrenta con la limitación humana de atender las necesidades de veinte alumnos (en el mejor de los casos) cada uno de su padre y de su madre.


Una de los patrones que se repiten en el instituto es la relación existente ente familias amplias y desestructuradas cuyos hijos están en plena adolescencia en el Instituto y el fenómeno de la atención. Nadie les hace caso... y en muchas ocasiones se encuentran unas relaciones entre iguales sometidas al líder del grupo que no tiene porque ser el más virtuoso necesariamente, sino que es el más atrevido, el más arriesgado y el que más capaz es de acaparar la atención del resto, por lo que quedan ahí chicos cuya única forma de que se les dedique tiempo es desarrollar conductas inadecuadas, porque al menos así, los demás nos paramos con ellos aunque sea para reñirles. Pero eso no es más que un grito en la inmensidad de la soledad que emocionalmente a veces se encuentran.


A todo este cóctel se añaden las malas compañías, el tiempo de ocio, las amplias posibilidades para acceder a información y recursos sin control, etc. Y tenemos la bomba de relojería que activa una escalada de violencia que lamentablemente desemboca  en titulares como el que motivan esta entrada, por ello la figura del educador en el centro es necesaria, importantísima como bien reclama y apunta el sindicato USTEA que como recoje la noticia:
...lleve a cabo una bajada de ratios que potencien la atención individualizada o la creación de la figura del educador social-mediador escolar' en los centros educativos, entre otras iniciativas.
La situación económica global va empeorando por día y también tiene que ver con esto. Familias al borde de la pobreza necesitarán trabajar en la calle más horas por menos, desatenderán más a sus hijos, no podrán satisfacer sus necesidades como antes (que si ya era insuficiente, irá a peor) lo cual convertirá el Instituto en la desembocadura de este río de circunstancias.


Cuando los educadores sociales seremos más útiles, será antes de que esto ocurra, con una labor preventiva y sirviendo de complemento y ayuda a la educación formal. No cuando el centro se haya convertido en una jungla.


Saludos

29 comentarios:

Hola soy una estudiante de Educación Social, la verdad es que después de leer la noticia sobre la violencia en los centros estoy totalmente de acuerdo contigo en que la situación no va a mejorar inmersos en una situación de crisis como en la que estamos. Pero que puede aportar un educador social para evitar o prevenir estas situaciones de violencia?

Un saludo,Lidia.

Hola Lidia, en primer lugar gracias por el comentario y espero puedas disculparme por la tardanza en la respuesta.
En segundo lugar también me gustaría discuparme por la poca actualización del blog, la terrible dictadura de las agujas del reloj me impiden escribir, a lo que sumamos que ahora la batalla no esta tanto en internet como en la calle.

Con respecto a lo que planteas, tengo la enorme fortuna de poder desempeñar esta función en un IES en Sevilla, que si bien es cierto que no como quisiera, podemos llegar a trabajar con este tipo de perfiles a través del plan de acompañamiento que tiene la Junta de Andalucía; interviniendo desde una perspectiva socioeducativa.

Con motivo de una asignatura de pedagogía hice una presentación sobre el tema que puedes ver aquí. https://docs.google.com/present/edit?id=0AfkYtIAa-43jZGZnNjJqN2RfMmdxamZxNWQ4&hl=en_US .
Recuerda que la violencia es progresiva y gradual y por lo tanto previsible. No solo se trata de atajar las situaciones violentas, si no de prevenirlas intervivniendo cada vez, en distintos niveles de violencia (física, verbal, psicolgica acoso, cyberacoso, género, etc...)
Espero haberte contestado.

Saludos y gracias

Buenos dias, mi nombre es Muguet, al igual que Lidia tambien soy estudiante de Educación Social.
Primero de todo Mis Felicitaciones por la pagina web creo que es interessante que en la red se puedan reflejar y ver todos estos problemas que se desbordan hoy en dia en nuestra sociedad.
Justo centrando-me en la pregunta que plantea Lidia y intentando dar una respuesta decir que desde mi punto de vista justamente es la figura del Educador Social, una de las claves para resolver este tipo de problemas, porque el/ella és quin con sus conocimientos mas proximos al entorno social de los alumnos desfavorecidos, con necessidades,... puede tener una relacion más proxima i dar-le este apoyo necessario para que exprese sus temores, sus odos internos,... y poder ayudarle y darle recursos para un canvio de actitud.
Por otor lado me gustaria decir que el echo de expulsr.lo creo que es un error ya que lo unioc que se consigue es que tenga mas rabia , que este por las calles haciendo malezas,... por eso lo que se tendira que hacer es intentar hacer-le ver sus malas acciones, escuchar-lo , der-le apoyo(...) y es justo aquí donde entra la figura del Educador Social.
Bueno espero no haver-me equivocado y haver expuesto con claridad mi vision.
Si no es así corregeme.
Muchas gràcias, hasta pronto.

Buenos días,

Al igual que Lidia y Muguet, yo también soy estudiante de un Grado de Educación Social. Me llamo Belén y este semestre estoy cursando la asignatura Educación Social en las Escuelas.

Así, hemos tenido oportunidad de conocer las diferentes modalidades a través de las cuales se materializa la presencia del educador social en los centros escolares, y que tal y como muy bien se comenta desde los asientos de atrás: no siempre se corresponden con lo que sería deseable.

En relación al incidente comentado, y tomado como ejemplo la experiencia extremeña en cuanto a la presencia del educador social en la escuela, vemos cuán importante es la función del educador social. Una de las intervenciones realizadas con éxito por los educadores sociales en Extremadura trata de dotar el sistema de sanciones del centro de más flexibilidad en atención a las particularidades del alumno, a la vez que se da a la sanción un carácter educativo.

Es decir, en lugar de solucionar los conflictos con una expulsión se proponen otra serie de medidas socioeducativas como por ejemplo: un procedimiento conciliador que busca la implicación de los padres, el alumno y demás personas implicadas (en este caso sería el profesor agredido) en la resolución del conflicto, o la implantación de otras medidas sancionadoras en forma de servicios a la comunidad del centro (ayudar en la biblioteca, en las tareas de limpieza, etc.).

Esta sólo es una de las muchas actuaciones que puede llevar a cabo un educador social en la escuela, y que se corresponderían con el apartado ¿Qué y cómo lo hacemos? del documento que aparece en el enlace facilitado en el mensaje anterior y que desde los asientos de atrás se ha compartido con nosotros.

Por eso, como estudiante me gustaría preguntarte si en el instituto donde trabajas, se ha planteado un posible cambio en el sistema sancionador de manera que se convierta en una media socioeducativa.

Muchas gracias de antemano.

Saludos cordiales,
Belén.

Yo también soy estudiante de educación social y al igual que vosotros considero que nuestra presencia en las escuelas es esencial para poder resolver muchos de los problemas que están apareciendo en el sistema educativo.
No solo en los institutos, también en la primaria, con el fin de prevenir muchos de los conflictos que aparecen luego en la adolescencia.
El educador social puede complementar la labor de los profesores que actualmente se encuentran desbordados ante la diversidad de las situaciones que se les presentan.

Lamentablemente, y dado el poco valor que en este país se le da a la educación, esperaremos a que la situación se haga insostenible hasta plantear la necesidad real de introducir educadores en las escuelas, integrados en los órganos de decisión.

Blogs como este ayudan a que la Sociedad entienda para que sirve un educador social y se piensen en soluciones alternativas que permitan adaptarnos a la realidad actual, sobre todo para no quedarnos en lo de siempre: criticar a los padres, a los alumnos y a los profesores.

Buenos dias,

Me llamo Pere y estoy también trabajando en un instituto de un pueblo de Barcelona como educador de educación social. No es el mismo trabajo que el de educador social en los centros pero se asemeja en algunos aspectos.
Estoy estudiando el grado de educación social y antes del trabajo que desempeño actualmente he trabajado como educador en diferentes centros.
En cdad centro he desempeñado funciones y tareas bien diferenciadas. Me gustaría saber exactamente, y si eres tan amable de responderme, las que realizas tu actualmente en el Instituto de Sevilla.

Gracias de antemano,

Pere

Hola a todos,

Soy Laura y como mis compañeros estudiante del grado de educación social y cursando la asignatura de acción socioeducativa en la escuela nos han animado a reflexionar sobre el trabajo de los educadores que ejercen en los IES.
En el caso concreto de esta noticia estoy de acuerdo con la compañera que la expulsión sólo consigue empeorar la situación, ya que no hay ningún tipo de trabajo sobre la violencia que ha ejercido.
Gracias por toda la información que nos has aportado, pero me gustaría añadir una cuestión más a las planteadas por los compañeros sobre medidas alternativas y funciones, otra de las problemáticas que se suele encontrar el educador social es la cultura escolar y la poca flexibilidad de los docentes. ¿En tu caso en concreto cómo fue la introducción de tu figura en el centro?

Hola compañeros de la profesión me parece muy poco educativo expulsar a un chico sin poder realizar una tarea educativa mas intensa. No sabemos que le pasa? si tiene problemas familiares? sociales? escolares? porque no se hace una tarea de reeducación en hábitos sociales o resolución de conflictos? no seria mas educativo por nuestra parte... que no tomar la acción de la expulsión? Por eso es tan importante la figura del educador social en institutos, para poder llegar donde los docentes no llegan, no porque no quieran si no porque su tiempo lectivo no les permite. No?? que pensais de todo esto? Soy Eva tambien educadora social.

Hola chicos/as!!!
Ruego me disculpeis estoy leyendo vuestros mensajes y me parece un debate super interesante que se merece una aportación adecuada por mi parte.
Ruego que me perdoneis por lo que tardo en contestar pero estoy super liado y me cuesta encontrar un hueco para hacerlo correctamente.
Así que quiero agradeceros la confianza, los comentarios y además felicitaros por vuestras aportaciones. También quiero emplazaros a este fin de semana para que hacer mi aportación y contestar algunas cuestiones, pero no quería dejar mas tiempo para dejaros constancia de que os leo y me encantan las cuestiones que habeis abierto.
Un abrazo a todos/as y el finde escribiré una nueva entrada.

Saludos

Buenos días,

Me gustaría añadir algún comentario a este interesante debate que se ha creado.

Es evidente que uno de los principales focos de atención sobre este asunto es la familia.

Me resulta curioso a la par que veraz el hecho de que, tal y como se ha comentado, los alumnos desarrollan conductas inadecuadas debido a que es la única alternativa que ellos consideran viable para que se les dedique tiempo.

¿Realmente hemos llegado al extremo en el que la institución escolar intenta educar a sus alumnos sin tenerlos absolutamente en cuenta? Si es así, ¿qué sentido tiene educar entonces?

Evidentemente, no se pueden echar balones fuera y culpar solamente al centro escolar de las malas conductas que presentan muchos alumnos de hoy en día.
En este sentido por lo tanto, entra en juego el rol que adquieren los padres como agentes educativos.
¿Qué está fallando? Por qué en muchas ocasiones los propios padres culpan al colegio de no saber atender las necesidades de sus hijos/as sin tener en cuenta, o sin querer darse cuenta, de que ellos son los pilares de referencia para sus hijos?

Se constata a diario que la situación se ha ido de las manos, tanto por parte de los padres, quienes consideran (no siempre) que el papel de enseñar le corresponde solamente al centro escolar, y este último, quien culpa a los padres de no saber poner límites a las actitudes y comportamientos de sus hijos.

Por lo tanto, y para concluir, como muy bien a quedado reflejado en este blog, es el educador/a social quién en este sentido tiene muchísima capacidad de acción en materia preventiva, y no solamente acudiendo a él cuando la situación en las aulas llega a límites insospechados.

Saludos!
Alba Morales

Hola a todos!!

Leyendo la última aportación de Alba, me doy cuenta que hay también un problema de falta de responsabilidad delante del echo de las conductas inadecuadas de los adolescentes. Si el centro escolar no se responsabiliza ni tampoco la familia, otorgando la responsabilidad al otro, es como pasarse la pelota, mientras va pasando el tiempo, mientras siguen desarollandose y aumentando esas conductas y en definitiva, mientras los adolescentes siguen solos, perdidos y en parte desamparados.

Aunque el educador social tiene una importante tarea delante de este echo y es quien puede trabajar a nivel preventivo y en la propia situación, quizás también debería priorizar-se ese "compromiso" por parte de las familias y los centros.

Un saludo!

Hola a todos, al igual que mis compañeros, yo también soy estudiante de Educación Social. Y quiero participar en este gran debate que se ha generado en este espacio.

Ciertamente, también he quedado impactada por la noticia, y querría destacar que en Cataluña, donde la figura del educador social queda fuera de lugar en las aulas, las explusiones son una practica habitual en las escuelas.

Estoy de acuerdo en que la figura del educador social es clave y importante en nuestra sociedad, però creo que no es LA SOLUCIÓN, ya que tal y como dice Alba es "ir pasandose la pelota". En mi opinión dentro de la escuela falta una mayor implicación por parte del profesorado, ya sea en su propia formación o en la intervención en las aulas que solo se centra en adoctrinar y queda lejos de educar. Que pensais vosotros?

También se de la importancia de la familia en el proceso de crecimiento del individu, pero creo que se tiene que unir familia y escuela, en este sentido, para ir hacia una mejora.

Probablemente, incluir al educador social en la escuela puede ayudar a mejorar ese vacio, pero pienso que es importante generar una reflexión en la función de los centros educativos.

Gracias por este espacio de compartición y relacion que permite que reflexionemos sobre hechos de nuestro dia a dia.

Un saludo.

¡Hola a todos!

Me llamo Júlia y soy estudiante de educación social ¡hola compañeros del aula!:-)¡Un gran debate el que se ha ido desarrollando!

Como bien habéis dicho, la necesidad de incorporar la figura del educado/a social se ha convertido en una necesidad, que esperemos pronto se establezca como un miembro más y no sea tan difícil de encontrar. Para que luego se les corten las alas y figuren como “personal administrativo y de servicio” (Cataluña es un ejemplo, prácticamente no existe esta figura en los centros y en los que trabaja, consta en esta categoría). Por otro lado, el tema de “pasarse la pelota” me ha recordado a la política, y es que al final todo se reduce a eso, a cambios educativos sin sentido…por no hablar de los recortes, mejor no entrar o no acabaríamos nunca.

Respecto a la noticia, comparto con mis compañeros la necesidad de establecer otras medidas en la resolución de los conflictos, medidas que nos hagan crecer como personas, aprender de los errores, etc…Expulsar no es una de ellas. El trabajo individual, el seguimiento y acompañamiento del alumno y su familia debe formar parte, entre otras acciones, de la resolución o mediación. Por eso creo, que al final la implicación del educador, a parte de los muchísimos proyectos que puede llevar a cabo, la finalidad de todo debe ser crear un espacio, una comunidad educativa global, participativa, en la cual se impliquen todos sus miembros. Muchos hablan del educador como “el apagafuegos”, pero la verdad es que es mucho más.

Me gustaría acabar (perdonar por la parrafada) citando una frase que encontré en el blog de otro educador social.
"Educar a un joven no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía. John Ruskin".

¡Hola a todos!

Me llamo Júlia y soy estudiante de educación social ¡hola compañeros del aula!:-)¡Un gran debate el que se ha ido desarrollando!

Como bien habéis dicho, la necesidad de incorporar la figura del educado/a social se ha convertido en una necesidad, que esperemos pronto se establezca como un miembro más y no sea tan difícil de encontrar. Para que luego se les corten las alas y figuren como “personal administrativo y de servicio” (Cataluña es un ejemplo, prácticamente no existe esta figura en los centros y en los que trabaja, consta en esta categoría). Por otro lado, el tema de “pasarse la pelota” me ha recordado a la política, y es que al final todo se reduce a eso, a cambios educativos sin sentido…por no hablar de los recortes, mejor no entrar o no acabaríamos nunca.

Respecto a la noticia, comparto con mis compañeros la necesidad de establecer otras medidas en la resolución de los conflictos, medidas que nos hagan crecer como personas, aprender de los errores, etc…Expulsar no es una de ellas. El trabajo individual, el seguimiento y acompañamiento del alumno y su familia debe formar parte, entre otras acciones, de la resolución o mediación. Por eso creo, que al final la implicación del educador, a parte de los muchísimos proyectos que puede llevar a cabo, la finalidad de todo debe ser crear un espacio, una comunidad educativa global, participativa, en la cual se impliquen todos sus miembros. Muchos hablan del educador como “el apagafuegos”, pero la verdad es que es mucho más.

Me gustaría acabar (perdonar por la parrafada) citando una frase que encontré en el blog de otro educador social.
"Educar a un joven no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía. John Ruskin".

Perdonar, he comentado el mismo mensage dos veces, soy nueva en esto de comentar en blogs...

Buenos días,

Interesante debate…e interesante artículo, “Desde los asientos de atrás”.
En relación al artículo, agradecerte la sencillez, la proximidad y la reflexión crítica con la que explicas la experiencia.
En Sevilla, desde 2005 la administración autonómica andaluza introduce en los centros educativos una nueva cultura escolar que facilite el tratamiento eficaz de los conflictos a fin de mejorar el clima escolar y las relaciones de convivencia entre los diferentes miembros de la comunidad educativa. : “fomento de la educación y la cultura de la paz para la mejora de la convivencia”, sobre todo para aquellos centros cuyo alumnado presente una problemática especial de convivencia escolar. En estos, dice la normativa, debe incorporarse la figura del educador social. Una de las justificaciones des de la Consejería de Educación tienen como finalidad establecer y mejorar las relaciones entre el centro y las familias. El educador social es entonces, un (inter)mediador educativo y un generador de propuestas educativas para mejorar la convivencia. Entiendo que, tu (vuestra actuación como ed. Sociales) actuación se centra entonces, sobre problemáticas concretas y no sobre la globalidad del alumnado con el fin de formalizar el proceso formativo i la permanencia de estos jóvenes en el IES
En tu artículo hablas sobre la prevención como elemento básico e imprescindible para evitar que el conflicto llegue a darse, lo cual comparto plenamente. Me pregunto al respecto, ¿con qué dificultades te encuentras para poder llevar a cabo una actuación de prevención?, ¿ consideras que ésta es una asignatura pendiente en Andalucía, que según lo que indica la normativa, parece sólo actuar sobre el conflicto ya dado?, ?.¿es este un límite para poder ejercer tu función desde un punto de vista holístico?
En relación a la función (inter)mediadora con las familias…¿qué actuaciones por tu parte, como educadora social, implica?, ¿es decir, qué otros agentes de la comunidad educativa intervienen, más allá de los que constituyen el propio centro? .

Gracias de nuevo por tu brillante artículo de opinión.

Un saludo,

Buenas,

siguiendo con el debate que propone Júlia, me ha sorprendido su comentario en cuanto al papel de la/el l Educador/a social en las escuelas i/o IES. Júlia plantea que no es la "SOLUCIÓN" y nos convoca a qué opinamos al respecto. Júlia, a mi parecer, toda transformación en estructuras establecidas, estancadas, dominantes...necesita de la incorporación de algo de lo nuevo. La educación social, no es "algo nuevo" en sí misma, ciertamente, pero sí lo es dentro de los centros escolares que, tal como nos plantea "Desde los asientos de atrás" en su artículo, ha de adaptarse a los cambios que la propia sociedad impone. Esto es una escuela abierta a lo social, a la sociedad. Una escuela que, al mismo tiempo, tiene la obligación de ser una escuela democrática. El saber ya no responde únicamente a uno, nos encontramos en la sociedad del conocimiento. Una sociedad transformada que, requiere de una escuela, también, transformada.
Exigir de hoy para mañana a los profesionales, propiamente dichos, de la educación “académica” rompan los moldes (ese saber sacralizado i omnipotente que se les “había concedido”), los métodos, las estrategias y los objetivos en y para los que han estado inscritos durante tanto tiempo, por sí mismos, apelando a su buena voluntad e intencionalidad, me parece casi una exigencia y un deseo casi utópico. Para ello, estos profesionales requieren de una formación especializada, que hasta hoy, no han tenido. Sus saberes, se limitan a los saberes académicos y hoy, la educación, es entendida como algo (mucho) más que eso. La administración, tampoco subvenciona (y menos en estos momentos) formaciones de este tipo. Y, más allá, la Dirección del centro ha de promover y desear (sobre todo) que este cambio se produzca.
La incorporación de la figura del educador/a social aporta mucho hacia ese cambio de mirada necesaria, una educación social y cultural y sobre todo, la experiencia de una profesión especializada en este ámbito de intervención. Un ámbito de intervención que no sólo sabe actuar ante la dificultad ya dada si no también en la prevención.
Yo, apelo con fuerza a la presencia de la/el educador/a social en la escuela, más allá de que la comunidad educativa (en el mejor de los casos) que la represente, tenga una mirada abierta hacia lo social. Y lo apelo porque, revisando las funciones del educador/a social, y más allá de las competencias y funciones dictadas por cada comunidad autónoma en cuanto a la incorporación de la/el educador/a social en sus centros, estas no responden únicamente a actuaciones “directas” sobre el sujeto de la educación y/o sus familias, si no, también en relación a la gestión y administración de distintos servicios especializados del entorno, la comunidad, como Sanidad, Servicios sociales, entre otros muchos, indispensables a tener en cuenta ante las dificultades particulares que algunas familias, sujetos de la educación puedan manifestar i/o identificarse en centro educativo así como para garantizar una educación integral abierta a la comunidad y a lo social.
Ciertamente (y quizá ahora más que nunca) me resulta muy complejo, por no decir imposible, imaginar unos maestros que, saturados por las nuevas exigencias de alcanzar los objetivos curriculares, dispongan de tiempo y de capacidad para desarrollar, por ellos mismos, estas otras muchas funciones que el educador social, si puede desempeñar.

Saludos,

Jenny Ciré

Hola a tods he publicado una nueva entrada. Espero que os ayude. Un saludo :)

Buenas!!

Quería deciros que me ha parecido muy interesante la línea del debate que estáis siguiendo...

Efectivamente, en los centros escolares se dan situaciones, cada vez más diversas, reflejo de lo que ocurre en el entorno, en la sociedad...

Creo que el centro escolar no sabe hacer frente a la diversidad de "problemáticas" y que existe una carencia de recursos que hace que las respuestas sean punitivas, de exclusión y ya está.

Desde la educación social, se podrían fomentar otro tipo de prácticas y intervención, sin que el control y la exclusión sean las principales formas de intervenir.

Apostar por un agente que pueda observar, identificar, detectar, mediar, implicar a toda la comunidad educativa, incluyendo la familia, y si es necesario hacer de puente entre otros agentes externos a la comunidad educativa, presentes en el contexto social, para afrontar esta diversidad y conflictos desde un abordaje plural y integral, combatiendo la problemática de fondo: generar exclusión o fomentar espacios educativos?

Hola Jenny!

Me gustarái aclarar un par de aspectos que comentas en tú último mensaje en referéncia al mio. Si vulves a leer mi mensaje, en ningún momento digo que el educador/a social no es una solución ¡Ni mucho menos!, sinó que habló en referencia al artículo de "expulsar a los adolescentes como medida de resolución de conflictos".

El tema de la comunidad educativa es muy importante, ya que, poder tener un papel en cada parte de ella puede facilitarnos unas buenas actuaciones. Por ejemplo, si el educador/a social también colabora con el AMPA, puede ofrecer recursos de texto, de extraescolares, etc...Consiguiendo que el instituto sea del todo equitativo. Al igual que puede trabajar con los padres el tema de prevención en el consumo de droguas...En fin son múltiples las acciones que puede llevar a cabo.

Júlia, mis disculpas,el comentario no lo hacías tu si no Mar. ese ha sido el error. Releyendo los tuyos, creo que nuestra opinión va en la misma dirección.
Mis dsiculpas de nuevo, y un abrazo,

Jenny

Hola!
Yo también soy estudiante de educación social de la UOC y estoy en la misma asignatura que los compañeros que comentan por aquí.
me parece muy interesante el debate que se ha originado y me han gustado mucho vuestras aportaciones.
Creo que tenéis razón cuando habéis dicho que en la actualidad los padres no pueden atender a sus hijos y prestarles la atención que se merecen, entonces se refleja en la calle o en este caso en la escuela, la rabia acumulada hacia ellos o en su vida en general.
Creo que la figura del educador social es muy positiva en las escuelas y ayuda a los alumnos con dificultades a tener una persona próxima y en la que sabe que se preocupan por ellos. Es una pena que en Catalunya no estén casi contemplados los educadores sociales en las escuelas.

Hola a todos,

Yo también soy estudiante de educación social y me parece muy interesante, tanto el artículo como los comentarios que se están generando al respecto.

Me gustaría decir que la función del educador social dentro de los IES no debería ir dirigida solo a los alumnos, sino que también debe ir dirigida a los profesores. Estamos todos de acuerdo que los maestros han sido elegidos en oposiciones que solo les pedían conocimientos curriculares, y que necesitan la ayuda de otros profesionales que les indiquen como deben afrontar las particularidades de los alumnos.

También considero que necesario que los planteamientos educativos deben cambiar de forma general. Debemos ayudar a crecer al alumno según sus potenciales y no según los criterios de una educación que adoctrina y tiene como objetivo el crear buenos trabajadores. Con estas expectativas es normal que los alumnos se aburran y no se sientan integrados en el colegio. De hecho, muchos de ellos están esperando cumplir los 16 años para dejar el colegio.
Para cambiar esto será necesario potenciar las características individuales antes que el cumplimiento íntegro del currículum, dándoles la oportunidad a los alumnos de ser ellos mismos.

Saludos y gracias

Buenas tardes,

primero quería felicitaros por el íntenso debate,
al igual que mis compañeros creo que la labor del educador social puede ayudar en la resolución de conflictos desde otra perspectiva que no implique la simple expulsión. Además, puede proponer diversas medidas socioeducativas adaptadas a la particularidad del caso, buscando la participación de todos los miembros de la comunidad educativa en un proceso conciliador. El problema, es que a menudo se focaliza “el problema” en el niño, sin ir más allá, y no se cuestionan todos los factores implicados o no se quiere reconocer las propias limitaciones del sistema educativo. Esto hace más dificil la transformación de la escuela.

Hola a todos,

Como vosotros soy estudiante de educación social en la UOC.

Referente al tema sobre si la incorporación de los educadores sociales en las aulas es o no la solución, estoy de acuerdo con Jenny en que estos tienen mucho que aportar. Referente a lo que nos dice Mar LLop sobre que no es la solución y que hay la necesidad de una mayor implicación de los docentes, pienso que los docentes estan preparados y formados para impartir conocimientos científicos o técnicos y no para los conocimientos basados en la vida en sociedad,en los que permiten la construcción de sujeto social y cultural y que complementan el desarrollo identitario de los alumnos. Esta clara la necesidad de unos conocimientos integrales para los alumnos y su desarrollo personal, pero dada la organización rígida y poco novedosa de la escuela a ésta le es difícil adaptarse a las nuevas circumstancias sociales y a los cambios estructurales de las familias en la actualidad así como a las nuevas necesidades surgidas, tanto escolares como sociales.

Es cierto que los responsables iniciales de los alumnos deberian ser sus padres, pero debemos ser conscientes que en la actualidad existen una infinidad de familias desetructuradas, muchas de ellas sin los medios económicos necesarios para satisfacer todas sus necesidades y sin el tiempo o las ganas necesarias para la atención de sus hijos. Así, muchos de los chicos pasan a ser "responsabilidad de nadie" y creo que no se les puede pedir a los tutores que se responsabilicen de ellos primero y sobretodo por que no estan preparados para ello y, entre otras cosas por que no son sus hijos. ´

Así pues, la figura del educador social es necesaria e indispensable ya que su contacto directo con los alumnos, las familias, el contexto comunitario y las escuelas, puede establecer puentes que favorezcan el entendimiento y la implicación de todas las entidades sociales para un trabajo conjunto y más integral con el alumno. Esta proximidad y experiencia a la hora de trabajar es lo que favorece a esta figura profesional donde los alumnos pueden verla no como una figura de autoridad sino como un igual, lo qual favorecerá la resolución de conflictos y el canvio.

Por todo lo dicho, entre otras cosas más, y sobretodo por la falta de preparación de las escuelas y los profesores para atender más allá de lo que los materiales curriculares se refiere, veo indispensable la figura del educador social en las escuelas, por su bagaje y por su visión sobre los echos sociales y no sólo sobre los materiales docentes.

Inma Cuesta

Mónica, no puedo estar más de acuerdo contigo cuando dices que " El problema, es que a menudo se focaliza “el problema” en el niño, sin ir más allá, y no se cuestionan todos los factores implicados ...". Me parece más que obvio, ante la noticia sobre la que reflexionamos, que el centro educativo desvía la mirada hacia el sujeto de la educación convirtiéndolo en un objeto de intervención al que hay que...no sólo expulsar durante un mes como sanción, si no expulsarlo y cambiarlo de centro…Me pregunto, ¿a cuál?, ¿se erradica así el “problema” o se sacan de encima el “problema”?
USTEA reclama la inclusión del educador/a social como figura que actúe ante situaciones de este tipo, “Desde los asientos de atrás”, sugiere, a mi parecer, algo más, la intervención como “prevención”, antes de que el acto acontezca. Reclama la presencia del educador/a social antes de que el centro se convierta en “una jungla” y nos apunta que la violencia es “progresiva y gradual”. Por tanto, las propuestas, aportación e intervención del ES (educador/a social) puede ser más efectiva si se efectúa antes de…
Desde mi posición, no puedo estar más de acuerdo con ella y con vosotros/as. Nos encontramos ante una situación que pone en evidencia que, el/la educador/a social se entiende como aquel profesional que interviene como apagafuegos, ante un centro educativo que focaliza la mirada en el sujeto como culpable…Ante una Administración que no ha dejado al libre albedrío cuales son las funciones del ES.
El centro, quizá olvida su responsabilidad en el ejercicio de autoevalución de sus propias estructuras y en su mirada hacia el otro, sujeto de la educación, que merece reconocimiento y entender que las causas de un acto violento son muldimensionales.
Me parece más necesario que nunca, no sólo que la figura del educador/a social sea reconocida y incluida en los centros no como un profesional externo y subsidiario que viene a ejercer unas actuaciones concretas ante un “problema” concreto, si no que su saber y experiencia especializados se integren, se articulen verdaderamente y desde un plano horizontal de reconocimiento en el resto de la comunidad educativa. Porque, ¿qué sentido tiene esta asignación dispar de funciones del ES si vienen determinadas, únicamente, según las “necesidades” de cada centro educativo si éstas sólo se refieren a los conflictos sociales presentes y no tienen en cuenta las que pueden acontecer en un futuro?.

Hola compañeras,

Estoy totalmente de acuerdo con vosotras en que casi siempre se focaliza el problema sobre el niño sin tener en cuenta su entorno.

Esto yo lo veo como un proceso de acomodamiento, tanto de la sociedad como de los profesionales, por el hecho de que es la postura más fácil y la menos problemática, pero a la vez la más injusta.

Por motivos como este es tan importante la figura del educador social en los centros educativos, en todos los centros educativos, porque cuanto más pequeño es el alumno mayor es su indefensión. Si la familia considerara al educador social un profesional con autoridad y unos ámbitos de actuación concretos, resultaría más fácil la intervención en el entorno del niño, sin que esto supusiera poner en entredicho las funciones de la familia.

Saludos,

Hola!
Me llamo Olga y como muchos de mis compañeros que han participado en este enriquecedor debate soy estudiante del grado de educación social en la UOC. Después de leer cada una de vuestras aportaciones tengo que decir que estoy completamente de acuerdo con la tesis de que no se puede focalizar todos los problemas hacia el niño/adolescente ya que muchas veces existe una situación sociofamiliar que ayuda a que haya comportamientos disruptivos por parte de los alumnos.
Aquí es donde creo que entre en juego el educador social que no solo tiene en cuenta el problema académico en sí sinó que cruza las barreras y se pregunta qué circunstancias se estan dando para que los alumnos tengan este tipo de comportamientos.
Por otro lado decir que estoy completamente de acuerdo que una de las tareas primordiales que tiene que hacer un educador social en una escuela o instituto es el de mediar entre las familias/alumno/docentes ya que en muchas ocasiones no existe una relación o si existe es negativa. Es evidente que la colaboración de la familia es indispensable para un buen desarrollo del emnor tanto emocional como cognitiva.

Gracias.

Olga Montsant

Buenas tardes. También soy estudiante de educación social y mi consulta es la siguiente. Estando de acuerdo con un gran número de factores comentados en el debate, mi pregunta es la siguiente: ¿Que soporte utiliza para poder mediar las diferentes situaciones de conflicto, como bien dice suceden el centro? Recibe algún tipo de apoyo por parte de servicios sociales con los alumnos disruptivos? Se pueden barajar otras opciones para evitar y prevenir la expulsión de los alumnos del centro?

Comparte este blog...