Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

UNICEF: El Reto

Hay números que duelen, 650.000 menores de 5 años necesitarán ayuda urgente para sobrevivir en Etiopía antes de finales de año, pero afortunadamente hay números que salvan vidas....

El sistema educativo es anacrónico

Ken Robinson, acusa al sistema educativo de cercenar el talento y las habilidades de los individuos por la falta de motivación.

Jhon Hardy, la escuela verde de mis sueños

John Harde por la Escuela Verde, un colegio de Bali en plena naturaleza, donde se enseña a los niños a construir, cultivar, crear

Retomando el Blog...

Han sido unos meses intensos en los que he dejado de escribir en el blog. Volvemos!!.

Pide a la ministra Leire Pajín que escuche a las trabajadoras del sexo

Petición ciudadana ante la preocupación de la situación de indefensión actual de quienes ejercen la prostitución por decisión propia.

Diez millones de personas hacen frente a la hambruna

Diez millones de personas hacen frente a la hambruna después de la peor sequía registrada en África del este en 60 años.

Protesta ante el Banco Mundial

Son muchos los blogs independientes expertos en macroeconomía, que apuntan que tras la inicial crisis económica nos asolará la crisis energética.

Modelos Educativos

Entendemos que muchos de los problemas que nos acechan tienen una importante dimensión educativa a la que no a acabamos de abordar con éxito.

Paraísos fiscales

Desde la ONG InspirAction, emiten la siguiente nota de prensa de la que Desde los asientos de atrás, como en otras ocasiones, con gusto, nos hacemos eco...

miércoles, 23 de junio de 2010

Desde los asientos de atrás

Este que escribe, que lleva ya tiempo siendo joven, paseaba por el propio recuerdo con la excusa de una vieja caja de fotografías, un antiguo parte de clase y un encuentro casual la tarde antes, que daba pie a rescatar de la memoria situaciones y escenas que releídas, dan una explicación plausible no solo a mi situación vital actual, sino el porque de muchas cosas que ocurrieron en el pasado que a su vez, explican las del presente.

Una de las cosas que llamó mi atención fue comprobar como en todas las fotografías aparezco al fondo, al final como en clase al recitar el inventario de alumnos, a mi por apellido me tocaba el último. Además de eso, desde los primeros registros del recuerdo que tengo, siempre estuve situado al fondo. Quizás, mi envergadura física ha influido siempre en ello y probablemente fuera la razón por la que me relegaran a los asientos del final, donde estaban los que no atendían, los que no hacían caso, los que hablaban en clase, los que cambiaban cromos, los desadaptados, los excluidos de la lección magistral en favor de aquellos que estaban siempre dispuestos a borrar la pizarra y a traer los deberes hechos. 

Quizás el ser físicamente más grande que el resto de mi clase fue determinante para estar siempre en contacto con la facción disidente, la que cuestiona, la que se pregunta, la que sabía cosas que no entraban en los exámenes, la que hacía planes para cuando acabara la clase… pero también lo fue para contemplar la realidad desde una perspectiva distinta y ver a los demás cuando no se creen observados, percibiendo el conjunto y no lo particular, y comprender lo que otros dejan atrás porque solo ven lo que tienen delante… En la actualidad, sigo sentándome en los asientos de atrás, por inercia, por costumbre, quizás por fidelidad o quizás por que ya se haya convertido en una parte de mi de la que no puedo deshacerme y que sin darme cuenta suponga la marca de muchas de las redacciones que elaboro y que quedan impregnadas de ese enfoque que intenté aplicar al blog y a todo aquello que cuestiono, mediante el profundo ejercicio de reflexión que me supone la afición que tengo por escribir.

Atrás quedan, con la excusa de esta asignatura, cincuenta y dos entradas expresando opiniones, meditando, volviendo a cuestionar las propias ideas analizándolas desde el punto de vista de la exclusión social, en definitiva… creciendo.

Como todo lo que supone un reto, es para mí una necesidad vivirlo con pasión. No se hacerlo de otra manera. La devoción por caminar que tengo me ha enseñado a lo largo de cientos de kilómetros que no existe final de trayecto que importe, porque más tarde o mas temprano se llega, solo importa lo ocurrido durante la travesía… como la vida misma. Disfrutar, discutir, pelear, competir, reír, llorar, pasarlo bien y pasarlo mal no es más que un síntoma de estar vivo, de ser consciente de tu presente y de continuar caminando. Nada tendrá importancia salvo el recuerdo dentro de unos años.

Todavía hay quien todo esto no lo entiende… pero quizás se trate de una dificultad para sentarse por un momento en los asientos de atrás o no, quien sabe… Cada cual que llene su alforja con lo que pueda durante el trayecto. En mi caso, como cuento con experiencia, lleno mi mochila con un montón de cosas positivas donde “intervención” (como llamamos a esta asignatura) tiene un su hueco, compartiendo espacio con otras materias que han sido para mi especiales. Las exposiciones, la participación, la horas escribiendo, las horas leyendo, los debates con los compañeros… NADA, absolutamente NADA, recompensará todo eso más que la satisfacción personal que ya tengo por el trabajo hecho.

Se acaba segundo y parece que fue ayer cuando pisé después de tantos años la UPO para realizar la matrícula en Educación Social sin la seguridad de poder mantener la apuesta ni el nivel exigido. En lo personal no me lo han puesto fácil, pero quien pelea, no está muerto. Queda un año. La razón se serena y el corazón sufre porque tercero va a pasar volando… para alivio de la razón y resignación ventricular.

Como ya adelanté este blog se mantendrá, es un válvula de escape para mi y alimenta al incansable gusanillo de la escritura. No solo tratará la exclusión social, muy probablemente muchas más cosas que tengan poco que ver entre si, no lo se, tampoco la frecuencia con la que  escribiré, pero lo que si tengo claro es que llevará impresa la particular perspectiva que da ver las cosas… desde los asientos de atrás.

Saludos

domingo, 13 de junio de 2010

La vida irreal que vivimos...

Aunque la producción del video se acerca más a los reportajes de Cuarto Milenio que a la Educación Social, que el sensacionalismo y tono conspiracionista de la voz en off es inquietante, y que la banda sonora de fondo acongoja… ¿Quién no se ha hecho estas preguntas alguna vez? Os invito a reflexionarlo a través del video… quizás es una buena forma de mostrar que los prejuicios que excluyen y contra los que luchamos no son, ni siquiera nuestros… pero también, que no somos tan libres como nos creemos, y eso si que es inquietante. A mi me ha gustado, y lo comparto con vosotros...."Open your mind…"



... la alternativa... la educación, la RE-Educación Social.

Bienaventurados aquellos que  lo cuestionen todo... porque todo es cuestionable.

Saludos

miércoles, 9 de junio de 2010

Salir del armario...

Una de las cuestiones que han planteado a lo largo del curso, es la dificultad por parte del profesorado para traer casos reales a clase, sobre, todo por respeto a la intimidad de los protagonistas. Si bien en una de las exposiciones que trataba el tema de los “Sin techo” lograron grabar un caso real y acercarlo a la clase, en este caso los protagonistas eran nuestros propios compañeros.

No sorprendió a nadie porque conocíamos la condición de cada uno, sin tener porque, pero ya van casi dos años juntos en esta aventura y la cercanía, la confianza y la costumbre hacen inevitable tratar con naturalidad todos los temas. En algunos casos más, cuando por ejemplo con alguna compañera, a lo largo de innumerables tardes de biblioteca, se comparten además de las horas de estudio, la afición por las féminas. De todas maneras, el que lo supiéramos no les quitó ni un ápice de valentía y de coraje, no por confesar su condición sexual, sino por compartir con nosotros el íntimo trance de su “salida del armario” en su entorno cercano. Fueron momentos emotivos para ellos y desde la empatía, también para los oyentes ya que es de valorar el esfuerzo que supone, como en el caso de mi cómplice compañera de biblioteca, revivir momentos amargos de incomprensión en su entorno próximo que le hicieron tragar saliva durante la narración.

Con respecto a la homosexualidad, no siempre he pensado igual. La madurez y el conocimiento han sido claves para entender lo que escapa a la propia experiencia y vivencia y te das cuenta que cuanto más se conoce y se sabe, menos preparado se está para emitir una opinión o juicio de valor y quizás ahí este la primera cuestión… ¿Qué juicio de valor tengo que emitir yo? La respuesta es rotunda. Ninguno.

Los que defienden que la homosexualidad es una desviación parten de la base de la función reproductora de los órganos sexuales, la función fisiológica y el diseño biológico de un pene es introducirse en una vagina y por lo tanto psicológicamente y haciendo un símil con la informática el software (los programas) debe corresponderse con el hardware (los recursos físicos del ordenador); si esto no es así existe una disfunción o una desviación, partir de ahí se puede llegar a aceptar la homosexualidad como una enfermedad, disfunción, alteración, etc. como se la quiera llamar. La lógica proposicional que se le aplica al razonamiento es aplastante, parece incluso, de sentido común.

Como ya nos demostró el grupo que abordó el colectivo gitano, la construcción de un razonamiento en función de datos parciales nos lleva a conclusiones imprecisas (cuando demostraron que el Parque Alcosa, estaba más excluido que el Polígono Sur). En esta ocasión, para la secuencia lógica se tiene en cuenta la filogenia pero no la ontogénesis (conceptos de Psicología Cultural). Si bien es cierto que el razonamiento parte de la función filogenética de los órganos sexuales, no se tiene en cuenta que la cultura toma parte del proceso de desarrollo ontogenético, basándose en los procesos de mediación cultural a partir del nacimiento; o lo que es lo mismo y en cristiano, no se tiene en cuenta que los órganos sexuales, dependientemente de su diseño y de la función reproductora, tienen también la finalidad de dar placer al individuo y esto ha sido y sigue siendo reprimido por la sociedad durante siglos, en base a raciocinios como el anterior. Nos encontramos además con el papel de los roles sociales que se asumen para un sexo y otro, eso, que es lo que crea el conflicto entre mente y cuerpo, software y hardware; eso es cultural y no genético.

Si entendemos que su finalidad es también proporcionar placer, como cada uno lo obtenga forma parte de la intimidad y libertad del individuo que mientras no altere o no respete la intimidad y libertad del resto, nadie tiene derecho a valorar. Porque puestos a valorar desde la militancia de mi heterosexualidad, cada persona es distinta y cada cual alcanza el placer de diferente forma. La experiencia te demuestra que, como dije en clase, dentro de la propia heterosexualidad hay aparecen placeres mucho más antinatura que una pareja homosexual y es fácil tropezar discursos en un sentido y actitudes en otro… en fin, para otra entrada que nunca haré por lealtad, respeto y discreción. Lo que pretendo dejar claro es que el sexo, solo es un mutuo acuerdo íntimo entre personas que buscan placer en el uso de su libertad, fuera de eso no nadie tiene nada que decir.

Cuando veía a los compañeros contando su experiencia en clase de cómo afrontaron el hecho de contar a su familia sus preferencias sexuales, inevitablemente comparaba con cualquier otro, incluso conmigo. A mis 35 años y aún no me he visto en la necesidad de explicar a mis padres que tengo sexo con mujeres ¿Por qué mis compañeros si? ¿Por qué tienen que pasar por ese trance por poseer una condición sexual distinta a la habitual? ¿Por qué las personas sadomasoquistas, o incluso, muchos bisexuales no tienen que salir del armario?

Pues hablamos una vez más de presión social, de estigma, de la incomprensión del entorno, de tener que dar una explicación para que la comunidad no dañe a la familia, para no levantar comentarios y poder expresarse libremente. ¿Es necesaria una intervención educativa con estas personas? Si, pero paliar y sobrellevar esa presión social, porque a ellos no les pasa nada; pero quien si es objeto de intervención educativa es el entorno, para no condenar lo que no entiende y que no reprima lo que es distinto, para empezar a tratar a las personas por lo que son y no con quien se tiene sexo.

El trabajo de los compañeros estriba en el hecho de tener que justificarse por las preferencias sexuales de la persona, queda en el fondillo de la intención que consiste en entregarte antes de que te pillen… tanto es así que ambos coincidieron en apuntar a su descargo emocional tras la experiencia independientemente del resultado, de dejar sentirse proscritos, porque quizás… ¿pensaban que hacían algo malo? La presión social que repercute en su psique es desmesurada auto criminalizándose, así que por lo tanto trabajar y mantener la autoestima, trabajar la aceptación sostenida con una buena red de apoyo, y como se apuntó en clase, no únicamente formada por homosexuales para no crear un grupo excluido.

Nos hablaron sobre las actividades de la asociación LGTB, DEFRENTE  que basa sus acciones en la detección de problemas en el ámbito de los institutos y realiza actividades educativas en torno a este tema para evitar actitudes homófobas, que como vemos, aún queda una ardua labor por hacer.

Las generaciones que optaron por el ladrillo en vez de los libros, que ahora están descolgadas del mundo laboral y académico, han experimentado por la falta de educación un retroceso en el respeto de lo diferente. La incultura unida a la prepotencia del poder del adquisitivo merma la empatía y las habilidades sociales. De ahí y como comentamos en clase se reproducen puntualmente escenas que creíamos superadas. Ese es el sujeto objeto de la intervención educativa. Esperemos que mis compañeros sean los últimos que deban “salir del armario” por obligación y no por decisión propia.

Saludos

martes, 8 de junio de 2010

Asignatura pendiente; la comunidad gitana

Si ha habido un colectivo con el que se ha intervenido en España a todos los niveles, ha sido el pueblo gitano. Un pueblo que ha pendulado desde la represión al consentimiento y viceversa y el cual, camina hacia la integración total por el desgaste del tiempo y por la semilla que la educación va plantando generación tras generación.

A veces no nos damos cuenta pero a la par que el inevitable paso del tiempo provee de años y experiencia a la persona, también la dota de una perspectiva amplia para valorar las cosas por su proceso y evolución, más que por los resultados. Recuerdo, ahora con nostalgia, el revuelo que se armó cuando le dieron a una familia gitana una de las primeras viviendas de VPO del barrio. Los críos nos pegábamos horas frente al edificio para ver sacar la cabeza al burro por la ventana de la segunda planta, el cual nos gratificaba de vez en cuando con un soberano rebuzno que se oía en toda la calle. Tras semanas de trasiegos con la policía, la mediación de asociaciones y entidades, nuestro entretenimiento salio del piso… no sin antes comprobar que la bañera de la vivienda se había convertido en un improvisado abrevadero para nuestro particular Platero. La familia continuó y hoy por hoy solo Juana, ya viuda, sigue viviendo en el piso. Es un placer verla con su roete, regalando arte y formando parte del barrio, del mismo barrio que cambiaba de acera cuando la veía y que les decían a sus pequeños que no se hicieran amigos de sus hijos… que eran gitanos. Hoy por hoy, no se concibe un jueves de playa sin ella.

Como en otras entradas, no me gusta particularizar porque cada caso tiene sus propias circunstancias y carencias, pero es una manera de ejemplificar la evolución constante y cambios en las necesidades educativas de un colectivo. Si bien hace veinticinco años la intervención educativa para la mayoría consistía habilidades sociales básicas para vivir en comunidades de vecinos, actualmente las necesidades se centran en otras cuestiones como género, escolarización, inserción sociolaboral, etc.…. No quiero decir con esto que no haya casos puntuales con necesidades específicas, sino que la gran mayoría ya se encuentra en otras instancias porque el grado de integración de la comunidad gitana es mucho mayor, aunque no total.

De ahí que sus problemas que atañen a los gitanos se van pareciendo más a los de cualquier colectivo, y así, cuestiones como el género, el trabajo infantil, la inserción sociolaboral no son problemas exclusivos del pueblo gitano. Entonces… ¿somos nosotros quien excluimos y discriminamos al trabajar? Es muy probable. Pero la detección de necesidades se hace a nivel particular en un determinado ámbito y si el colectivo que las padece esta formados por personas gitanas habrá que intervenir específicamente con ellos. Muy distinto es que si las carencias pertenecen a varios colectivos en riesgo de exclusión, optemos por una intervención específica con ellos. Eso puede ser entendido una discriminación positiva, o no… Particularmente pienso que la integración se produce en el momento que actúo con ellos por sus problemas, en lugar de su condición étnica o racial.

Así pues, nuestras compañeras comenzaban su exposición en aras de la pregunta: “¿Está estereotipada la imagen que la sociedad tiene de los gitanos?”. Según nuestros apuntes de psicología social, estereotipo, es la tendencia a percibir a una persona con base en los atributos que caracterizan a una determinada categoría o grupo social, es decir, que simplificamos la imagen de un determinado grupo, extraemos las características comunes y aplicamos directamente a la persona que pertenece a ese grupo, estigmatizando al sujeto, que tiene que luchar de partida contra esos prejuicios. Esto provoca situaciones muy injustas porque “Ca uno es ca uno y ca uno, tiene sus caunas” como sentenció el torero Rafael Guerra Bejarano "Guerrita" versionando la reflexión de su coetáneo y amigo José Ortega y Gasset: "Yo soy yo y mis circunstancias".

Pero cuando analizamos las circunstancias o “caunas” de un colectivo estamos estereotipando… Cuando analizamos factores de riesgo y protección de un determinado grupo en riesgo de exclusión social ¿no lo hacemos? De hecho cuando tratamos con alguien, en un principio, le aplicamos los conocimientos aprendidos del colectivo. Si es inmigrante, partimos de que tiene poca red de apoyo, problemas culturales, experiencias traumáticas, etc. Por lo tanto la respuesta a la pregunta de las compañeras es un rotundo SI, lo está, pero… ¿esta su también estereotipada su visión como colectivo desfavorecido, en según que casos, condicionado por el hecho de ser gitanos? Pues puede ser.

Para eso están las estadísticas y los datos cuantitativos, que fundamentan estas cuestiones, pero también se pueden manipular silenciando y sesgando parte de la información. Inteligentemente así nos lo demostraron en clase facilitándonos datos objetivos del Polígono Sur en contraposición con el Parque Alcosa de lo que se deducía que Parque Alcosa, era un lugar más marginado que el Polígono Sur. Obviamente, omitieron datos sociales y solo utilizaron datos geográficos. ¿Podemos entender que las estadísticas usadas para  colectivo gitano mantienen el estereotipo? Pues también puede ser, pero no son falsas… sino que quizás se omite información.

Tras mostrarnos los datos vimos particularidades de la etnia gitana, su origen Indio, su conciencia de tener un origen común, cultura propia, etc., para llegar a la conclusión de que el pueblo gitano es un pueblo transnacional. Totalmente de acuerdo, pero por el esfuerzo de aglutinar en una definición a todos, no todos son iguales. No son iguales los gitanos andaluces ni los leoneses, ni los españoles ni los húngaros… Porque también es cierto que tienen estereotipos distintos de la sociedad con la que conviven, que también los perciben de forma distinta. Es como caer en la simpleza de que de oriente a occidente son todos árabes en el mundo musulmán.

¿Dónde estriba el eje de su exclusión social? Creo que las compañeras dieron con la tecla cuando abordaron el tema de la ley gitana. Condicionan su pertenencia a la etnia al cumplimiento de la ley gitana, ley basada en la tradición, cerrada, poco flexible e inadaptada a los tiempos. Pero… ¿es posible la integración cuando las personas objeto de intervención están atadas a sus propias cadenas? ¿Cuál sería la intervención educativa? ¿Tenemos derecho a contradecir la Ley gitana que forma parte de su cultura? En la fundamentación teórica del trabajo de mis compañeras podemos hallar algunas pistas.

Como apuntó el grupo que exponía, la Constitución española, no tiene ninguna Ley que haga mención específica  al colectivo gitano (como no podía ser de otra manera) y como reza en su  art. 14; “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” Por lo tanto, esto es aplicable a todos los españoles. ¿No es un hecho diferenciador y excluyente regirte por normas distintas al resto? Y más cuando las normas se contraponen a las que gobiernan al conjunto del Estado, y aquí recojo de la presentación de las compañeras algunos aspectos de la NO ESCRITA ley gitana, que entiende como delito;

•    Engañar, robar o delatar a otro gitano.
•    Invadir los límites del territorio de una familia “contraria”.
•    No cumplir con las leyes que hayan sido impuestas por un consejo de ancianos.
•    El incumplimiento llevará sanciones desde la agresión física al llamado destierro.
•    Si un gitano incumple una de estas leyes será sancionado por la ley gitana

Estas leyes responden a épocas en la que los gitanos, por su condición de nómadas perseguidos y excluidos sociales, necesitaban reglas para sustentar una red de apoyo para su supervivencia. También debo decir que dicha ley recoge valores solidarios e importantes desde el punto de vista social, como el respeto por sus mayores y la responsabilidad subsidiaria de la familia hacia sus miembros. Pero hay que reconocer que esto no es viable hoy en día, porque la aplicación de estas leyes constituye un elemento represor de la mujer (traducido en violencia de género), poca valoración del sistema educativo (traducido en absentismo escolar y analfabetismo), poner en un segundo plano las leyes y reglas sociales (delincuencia y actitudes antisociales), etc. Y todo ello condiciona la percepción social del colectivo, es decir, que da sentido al estereotipo.

Mientras estos problemas existan, seguiremos hablando inevitablemente del pueblo gitano en la asignatura de “Intervención educativa en problemas de desadaptación social”, igual que hablamos de otros. Si existen factores de riesgo y están relacionados con el peso que en su cultura tienen sus tradiciones, su manera de ver la realidad, y de eso creo que si es un problema educativo. A veces, la cercanía hacia un colectivo nos lleva a empatizar tanto con él, que se produce un efecto péndulo que oscila entre los extremos del rechazo y la aceptación incondicional. Ojo con eso porque hay que ser consecuente.

Es de recibo pensar que con distintos raseros es muy difícil la integración y me niego a admitir que es un problema de racismo. Si una persona de etnia gitana no trata a su pareja como dicta la ley de todos, no conduce un coche con las mismas obligaciones y responsabilidades de todos, si al no llevar a sus hijos al colegio no sufre las mismas consecuencias de todos, si tienen derecho a tomar la justicia por su mano… no podemos pretender una integración eficiente y eficaz.

Si acudimos a las entrevistas que las compañeras han hecho, es de destacar que el Presidente de la Asociación de hombres del Polígono Sur les comentara la importancia de que las asociaciones que quieran trabajar con gitanos deberían tener presencia gitana, y estoy totalmente de acuerdo por que es una forma de acercamiento, pero… ¿podemos interpretarlo como las dificultades que entraña el acceso a ellos de los no gitanos a estas alturas de la historia? y… ¿Es necesario que un colectivo renuncie a sus tradiciones para la integración?

No es necesario. Las culturas, los pueblos, las naciones, los estados o las sociedades se encuentran en constante evolución y se adaptan a nuevas circunstancias y nuevas formas de pensar que responden a nuevas necesidades… educativas, sanitarias, sociales, legislativas y no pueden permanecer al margen, porque eso es marginarse. Muchos, a nivel particular y colectivo ya lo han conseguido con éxito sin renunciar ser gitano que es mucho más que ser fiel a una tradición.
La educación transmitida de los mayores a jóvenes, al no estar adaptada, provoca estancamiento, inadaptación, exclusión y la larga, la desaparición. No me refiero ni mucho menos al colectivo gitano pero si a sus leyes, porque si no las adaptan, si no las reescriben (sin valor legislativo pero si ético), si no las flexibilizan, si no la hacen compatible con el entorno en el que desarrollan su vida social, las leyes gitanas desaparecerán por completo y eso si será una perdida cultural para todos.

Siempre he entendido la intervención educativa desde un modelo ecológico-sistémico, donde se actúa con todas las partes, marginados y marginadores, incluidos y excluidos, donde unos y otros aprenden a respetarse mutuamente y a convivir aceptando las diferencias como un hecho natural, lo cual requiere de esfuerzos de todas las partes.

No quiero dejarla sensación de que la comunidad gitana no se esfuerce por conseguir su integración social, no sería cierto. Se ha andado un largo camino, pero aún queda un trecho que recorrer en ambos sentidos para dejar de hablar de esto y que decir gitano no implique ni marginación, ni exclusión social... solo riqueza cultural.

Saludos

sábado, 5 de junio de 2010

Personas sin hogar

Cuando vemos a un “sin techo”, no somos conscientes de la historia que hay detrás, de cuales son las causas y circunstancias por las que una persona se ve en la calle, porque duerme en un banco del parque o en un cajero, porque está sola, porque ha tirado la toalla… no nos interesa, porque probablemente si lo supiéramos comprobaríamos que esa historia, quizás no se diferencie de la nuestra tan solo en hechos puntuales que en ocasiones han sido producidos por el azar y otras por una decisión equivocada, pero en todos los casos y bajo mi punto de vista (y esto quizás sea un prejuicio por mi parte) existe gran desesperanza que se apodera de la persona y que rinde su voluntad a la arbitrariedad del destino.

Quizás estemos muy acostumbrados a que las cosas salgan bien sin demasiado esfuerzo en la sociedad de lo fácil… dinero fácil, aprende fácilmente, sin esfuerzo, etc.… Una sociedad que no nos prepara para desafiar a las eventualidades que con toda seguridad afrontaremos a lo largo de la vida, sino que en el mejor de los casos presta asistencia, limosna, que aunque reconozco que es necesaria pero que no deja de ser una deferencia o gracia de los de dentro hacia los que han quedado fuera del sistema. El estigma de la asistencia o la indiferencia social sería materia de otra larga entrada. Como tantas otras cosas, o miramos hacia otro lado o acusamos con el dedo. La foto es de un cartel publicitario denunciando la pasividad con que no abordamos el tema.


Cuando afrontamos hechos traumáticos en algún ámbito de la vida, lo normal es contar con tu red de apoyo, con tu pareja, con tu familia, con tus amigos, con tus compañeros de trabajo, etc.... es reconfortante, te sientes fuerte, apoyado y ves que no estas solo, y eso está bien. A veces las cosas no funcionan así y las relaciones familiares están deterioradas, la decisión que tomaste no fue la que te dijeron los demás que tenías que tomar (esta circunstancia en muchas ocasiones condiciona el apoyo, sobre todo de la red informal, penando y criminalizando la posibilidad de equivocarte), personas que se alejan cuando el éxito no acompaña y otras muchas vicisitudes que nos dejan solos bajo los escombros de un castillo de papel en el que basamos nuestra vida. Aparecen los sentimientos de culpa, de fracaso personal, de pérdida, el desarraigo, la incomprensión, las carencias afectivas y la falta de recursos que nos lleva de cabeza a la indigencia donde tirar la toalla no es más que el último pasó para asentarnos en la exclusión social. Este proceso es tierra fértil para que se manifiesten enfermedades mentales, dependencias y adicciones donde la falta de voluntad, objetivos y metas personales hacen de la persona un guiñapo a favor del viento. En muchas ocasiones la muerte es liberación que esperan con ansia en contraposición con el instinto humano de la supervivencia.

En nuestra sociedad, cada vez las familias son más pequeñas (menos hermanos, menos tíos) y por lo tanto la redes de apoyo formales menores. La inestabilidad laboral, las inestabilidades sentimentales, la precariedad y falta de compromiso de redes informales, etc. Es posible que no estemos tan lejos todos de esa situación.

Pero seamos realistas, no siempre es así, en la calle hay de todo. Gente que trapichea, que huye, que delinque, que tiene las vías urbanas como casa y medio de vida, que conoce los recursos asistenciales y los explota y que pulula por aquí y por allí en busca de una oportunidad y desperdiciarla porque no es su finalidad. Hay gente en la calle que accediendo recursos legales o ilegales que le ofrecen la oportunidad de salir, lo gastan todo entres días a lomos de adicciones y vuelven a la calle. Tenemos que diferenciar e identificar los perfiles para plantear una intervención educativa, pero no olvidemos que nunca podremos intervenir por más que insistamos con quien no quiera y quizá sea esa la primera intervención… que verdaderamente quieran. Tener un espíritu crítico desarrollado y la experiencia nos ayudará en el desempeño de esta labor.

Identificar y llamar a cada uno por su nombre es importante y así encontramos distintos conceptos que la mayoría de la gente tiende a confundir y no es lo mismo los mendigos, que los vagabundos, que los transeúntes, que los sin techo y las personas sin hogar. Un hogar no es una techo, un hogar es el lugar donde una persona vive, donde siente con seguridad y calma; y no todas las personas sin hogar practican la mendicidad; tampoco las personas sin hogar suelen ir cambiando de sitio como vagabundos y transeúntes.

Como curiosidad, el término transeúnte se utiliza mucho en el Camino de Santiago. La red de alberges que apoya al peregrino en su viaje da cobertura a miles de personas sin techo y sin hogar que viajan constantemente atrás y adelante por la ruta jacobea (dado que no se puede repetir estancia en estos albergues) confundiéndose con peregrinos y en busca de techo durante la noche alejados de los Servicios Sociales que les hacen demasiadas preguntas. Como experiencia vivida, ya que hace varios años que hice el camino, suelen ser bastante conflictivos porque que son reticentes a la higiene personal, exigen la caridad como un derecho adquirido, presentan problemas de convivencia y explotan abusivamente los recursos. Los hospitaleros encargados de estos albergues los identifican con bastante facilidad y mantienen el contacto previendo posibles conflictos.

Volviendo a la cuestión sobre una intervención educativa y diferenciándola de la necesaria asistencial que debe de darse paralelamente ¿Cuál sería el papel del educador? Una vez más nuestra labor coincide con otros colectivos con los que tratamos. La falta de autoestima, la falta de capacidades para afrontar su situación, reconstruir antiguas y crear nuevas redes de apoyo formal e informal, socializar al individuo, dotarlo de autonomía deben de ser nuestros objetivos. En muchas ocasiones, en las exposiciones en clase, caemos en la intervención asistencial como eje de nuestro trabajo. Es solo una parte, no podemos hacer bien a las personas si las hacemos dependientes de una asistencia y por ello la inserción sociolaboral es prioritaria y para ello es necesario higiene personal, compromiso, esperanza y voluntad.

Pero como siempre, la intervención no es con la persona sin hogar, también con la sociedad que en la tónica del anuncio que pusimos anteriormente, incide en el hecho de que la sociedad mira hacia otro lado, también hay que concienciar a los empresarios que confíen, que den una oportunidad a quien no la tiene y que hay que colaborar en la integración de las personas que están en esta situación.

De los dos grupos de clase que han tocado este tema, el primero se centró en la labor desarrollada por CECOP-SOCIAL de Sevilla, que como apuntaba antes se centra en la necesaria asistencia primaria en este tema y el segundo, se tiró a la calle a entrevistar por su cuenta a personas en sin hogar, lo cual es de destacar porque dio pie a valorar la entrevista desde varios puntos de vista y fue un gran esfuerzo por acercar la realidad a clase. Estas entrevistas serán cruciales en nuestro trabajo y el desarrollo de las habilidades sociales durante este proceso es fundamental por nuestra parte.

Para terminar ya, y desde la experiencia propia de quien ha hecho el recorrido completo del camino de Santiago a pie, es una acertada intervención educativa por parte de la Fundación Rais (Red de Apoyo a la Integración Sociolaboral) hacer participar a personas de estas características en este tipo de dinámicas, porque les proporciona la capacidad de conseguir metas, de trazar horizontes y alcanzarlo, de compartir y socializarse. La experiencia ha sido recogida por parte de una marca comercial que lo utiliza como anuncio. Una vez más el camino es una estupenda herramienta didáctica para entender que, como en la vida, en llano son contadas las ocasiones que caminamos, pero no todo el tiempo es cuesta arriba, ni todo el tiempo cuesta abajo. Os dejo con el anuncio.


Saludos

viernes, 4 de junio de 2010

Lo importante es el mensaje

Algún día, alguien tendrá que ser responsable, alguien tendrá que dar la cara, alguien tendrá que dar una explicación, quizás alguien, algún día, deba pedir perdón... porque alguien está perdiendo el norte y pretende que todos lo perdamos y lo peor es que cuenta con todos lo medios.

No veo mucho la tele, ni es un lujo, ni es una primera opción de ocio... si me quedo frente al electrodoméstico es por alguna película que me interese, o simplemente me divierta. Poco más de una programación basada en la mediocridad constante y la disección del ser humano de una u otra manera, no con una finalidad divulgativa o constructiva si la tuviera o tuiviese, sino que simplemente para regocijo del personal. No nos diferenciamos mucho de los romanos que se divertían echando a hombres a los leones, lo único que pasa es que lo leones, no están de moda...

Alguna vez hemos comentado en clase los pros y contras del programa de cuatro "Callejeros"; que si bien es cierto que ofrece imágenes de una realidad al alcance de todos, la información es sesgada y sensacionalista respondiendo a los intereses comerciales de la cadena muy alejado de la labor social que se pretende vender.

El pasado 30 de marzo en la emisión de un capítulo referente al tráfico, titulado "¡Alto!", en el que podíamos ver a un individuo que bajo los efectos de las drogas (alcohol u otras sustancias) nada más y nada menos que conducía un coche y por aquello de que el Pisuerga pasa por Valladolid (por casualidad), este fue interceptado en un control de alcoholemia. Pues resulta, que lejos de ser una conducta condenable, el individuo en cuestión se convierte en un fenómeno de masas gracias a su difusión por Internet dada la increíble capacidad que da la inconsciencia de hacer de su situación, una gracia. Puedo entender que entre los chavales más jóvenes pueda ser algo simpático y gracioso sobre todo por el ridículo del sujeto y que por Internet se vea como una anécdota, de hecho fue en una cadena de correos fue como vi por primera vez el video. Para quien no lo haya visto, ahí le dejo el enlace, esperando que sepa perdonarme el mal gusto...

Hasta aquí, un hecho puntual como desgraciadamente existen otros y que no representa ni a la juventud de su barrio, ni a la valenciana, ni a la española ni a nadie, por mucho que parezca que todos son así y por mucho que el reportaje de Cuatro se centre en el muchachito y sus amigos. El problema viene cuando meses más tarde, a alguien en Cuatro, sabiendo de la influencia, alcance y presión social que tiene y ejerce la TV, se le ocurre entrevistar al sujeto como si fuera un héroe para que pueda decirles a todos lo barato que le salió su fechoría y demuestre a todos el premio que recibe la irresponsabilidad y la falta de respeto. Siguiendo esa brillante idea, nuestro ilustre modelo a seguir salió entrevistado en un programa (UAU) de la misma cadena hace dos días… lo peor es que el presentador y el público ríen las hazañas del bufonete. El video me ha llegado de la misma manera que el anterior.

Seguro que también se rieron mucho las madres, los padres, las parejas y los amigos que perdieron alguna vez a seres queridos en la carretera, o los que están en una silla de rueda porque tuvieron la mala suerte de tropezar con un héroe como el de Cuatro. Da igual, son personas con problemas, el mundo continua y la mediocridad extrema se premia con una riña de colegio para justificar al presentador y baño de masas para el gran protagonista. Para que los demás lo vean y si pueden hagan lo mismo que está la cosa muy mala y aunque no esté bien lo que haces, es tu minuto de gloria, aprovéchalo y serás famoso y reconocido. Ese es el mensaje que transmiten. Los medios son desproporcionados frente a los de la educación social. Horas de trabajo con chavales de miles de educadores destruidas en segundos porque Cuatro quiere audiencia. Alguien debería ser responsable, el video corre por la red como la pólvora… ahora páralo TU.

Para mi gusto, más vomitivo que el otro. El video de UAU del 2/06/2010.

Saludos

jueves, 3 de junio de 2010

La experiencia de un blog...

Ya quedan días para que acabe el curso. Un  curso que ha sido mucho más duro que lo en un principio se planteó y no solo porque el ritmo académico así lo haya exigido, sino porque segundo de educación social transcurre paralelo a otros ámbitos de la vida a los cuales, es imposible estar ajenos. El trabajo, la familia, los estudios, los amigos, etc., forman los pilares sobre los que asentamos nuestra estabilidad emocional y que cuando empiezan a tambalearse, obligan al resto de puntales a hacer un sobreesfuerzo para el que siempre debemos estar preparados para afrontar nos guste o no.

La clase de ayer aflojaba tras la maratón de exposiciones y en la distensión de la cafetería charlábamos valorando y reflexionando sobre lo que ha supuesto este curso y en particular la asignatura. Llegando mí turno, hacía una valoración sobre todo lo que ha supuesto este blog, no solo en el ámbito de la intervención sino también en lo personal.

Si bien es cierto que la propuesta de hacer un blog para llevar el trabajo de la asignatura era una propuesta interesante de partida, una vez más, implicaba un compromiso y apuesta personal a la hora de escribir y publicarlo en Internet, porque supone hacer tu trabajo en abierto a todos tus compañeros y no solo a la vista de la persona que le corresponde valorarlo… pero ¿por que no? A veces, la competitividad induce a valorar el trabajo de los compañeros sin conocerlo verdaderamente y eso… es una temeridad. El blog no solo ha dado la posibilidad de expresarnos públicamente sobre temas tan controvertidos como los tratados en clase, sino que además ha posibilitado la participación entre nosotros mismos y como comprobaremos ahora, con mucha más personas que pululan por la red interesadas en lo social y que bien comentando o visitando anónimamente han paseado por nuestros trabajos.

Al comienzo de la experiencia, coloqué (ya que tengo amplios conocimientos de programación Web) un contador de visitas en el blog. Algo muy básico y sencillo que registraba la cantidad de veces que se visualizaba la página. Reconozco que iba animando ver que las visitas se sucedían conforme se sumaban las entradas y avanzaba el cuatrimestre, todo eso sin contar a los suscriptores conocidos cuyo número era superado con creces por las visitas. Alguien más estaba leyendo el blog.

Al final del primer cuatrimestre, antes de la dichosa fecha de entrega, llegué a tener cuatrocientas vistas en una semana, y así también en los distintos blogs de otros compañeros que también incluyeron contadores de visitas. De forma muy mediocre por mi parte llegué a plantearme optar para el segundo cuatrimestre realizar un portafolios, algo más intimo donde arriesgar todavía más en el planteamiento y lejos de lo que en la red se conoce como “lamers”. Pero como digo, fue una pasajera mediocridad por mi parte ya que, como siempre, vale mucho más afrontar y compartir la experiencia que evitarla, pero es el precio de quien pone el corazón en lo que hace... la eterna lucha entre el sentimiento y la razón.

Así pues, desde la premisa de que alguien más estaba leyendo el blog y desde la firme decisión de seguir con él, utilicé una herramienta de la que me habló maravillas un amigo que comparte la afición por la red,  Google Analytics. Se trata de un instrumento de análisis Web que proporciona información muy valiosa sobre el tráfico del un sitio  y el resultado ha sido sorprendente.

Cuando coloqué el código de Google Analytics, las visitas estaban en mil cuatrocientas poco más o menos, desde el día uno de abril en el que comenzó el análisis hasta el día de ayer, este es el resultado es de quinientas setenta y una visitas. Pero lo curioso, viene a continuación.

Una de las posibilidades que ofrece Google Analytics es la de, respetando el anonimato del visitante, ubicar geográficamente desde el servidor que se realiza. Esto se muestra en mapa, donde la parte coloreada indica los sitios desde los cuales se ha accedido al blog. Para mi sorpresa, el trabajo que he ido desarrollando desde el 1/04/2010 hasta el 2/06/2010, para la asignatura “Intervención educativa en problemas de desadaptación social” se ha visto en para veintiún países. 
Esta herramienta proporciona tambien el listado de los paises, junto al numero de veces que se ha visitado. Como vemos la inmensa mayoría de paises de habla latina han tenido acceso a este humilde blog. ¿De que paises se trata? Para ello también nos proporcia el detalle esta curiosa utilidad. Como vemos la inmensa mayoría de países de habla latina han tenido acceso a este humilde blog. ¿De que países se trata? Por ejemplo: España (417), Colombia (27), Chile (27), México (27), Perú (20), Venezuela (14), Argentina (14), y ya en menor medida Panamá, Costa Rica, Cuba, etc. En Europa… Alemania, Reino Unido, Francia y por último y no menos sorprendente.. ¿Australia?. Ni en la más optimista de las previsiones que uno pudiera hacerse, hubiera imaginado esto…

En el caso de España aparece con un color más intenso al ser el país que con más frecuencia se producen las visitas, casi un 80%. Lo lógico es pensar que se producen de Andalucía y Extremadura, que son las comunidades autónomas más representadas en clase... pero... ¿será así? Pues aquí nos encontramos la segunda sorpresa, ya que si entramos en el detalle de España, que es otra de las opciones que se nos ofrece, nos encontramos el siguiente gráfico… donde si bien es Sevilla la ciudad que más visitas ofrece, tampoco hubiera imaginado que la lectura de este blog haya llegado tan lejos y a la vez tan cerca. Sevilla, Barcelona y Madrid se llevan el 50%, pero el resto corresponde a visitas repetidas del resto de ciudades coloreadas en la captura. Apuesto 25 ptas. de las antiguas (ya que no me gusta apostar) a que Almudena, ni ninguno de mis compañeros se habría imaginado esto. Ya me contareis, porque yo tan solo he puesto en funcionamiento una herramienta, pero daros cuenta que esto aplicable a todos los blogs de mis compañeros que han optado por esta modalidad de trabajo. Quizás a muchas de las personas que han leido nuestros blogs han reflexionado sobre algún tema tratado o hemos hecho modificar la optica desde la que abordar algún tema a alguien que no conocemos y está en la otra punta del mundo... quien sabe, pero solo pensarlo es fascinante.

Siguiendo con las preguntas… ¿Cómo llega la gente nuestro blog?. Google Analytics, también te lo dice. En mi caso, el 61,82%, por motores de búsqueda, es decir, que las etiquetas que ponemos al final de las entradas dan la clave a que se acceda desde el buscador que devuelve nuestro blog como referencia a lo buscado; el 20,80% por tráfico directo, es decir, que saben la dirección o bien la tienen en favoritos; y el 17,38% de sitios Web que nos referencia.

Lejos ya de los sorprendentes datos, he de decir que he ido sabiendo esto desde que coloqué el código en el blog, y no por ello ha dejado de sorprenderme, lo único que me ha hecho es intentar tratar los temas de exposición en clase de una manera más amplia para facilitar la comprensión no solo de quien no lo acude a clase, sino de a quien le es imposible.

A falta de algunas entradas para el final del trabajo requerido por la asignatura, muy probablemente esto no vaya ha suponer el final blog, sino probablemente su renacimiento como blog independizado, sin sello de la Upo, sin título de asignatura y sin olvidar de donde surgió, que continúe tratando los temas que abordamos desde la apuesta y óptica que un día elegí y con la ilusión de quien espera que siga habiendo alguien por ahí, que se entretenga en leerlo.


GRACIAS
a todos los que leeis el Blog y felicidades a todos los compañeros que han participado en esta experiencia, así como también, a la persona que la propuso.

Saludos

martes, 1 de junio de 2010

El estigma de María Magdalena...

Teniendo en cuenta que para este tema, no solo he colaborado con el grupo que lo ha expuesto, sino que también ha sido la temática que he elegido para el trabajo voluntario que opta a la máxima calificación en lo que en alguna ocasión he denominado “El concurso oficial de notas de la Upo”; me voy a tomar la licencia de obviar la típica entrada que se defina entre factores de riesgo, protección e intervención educativa (porque eso ya lo he hecho en mi trabajo) y la centraré en otras cuestiones que iré concretando conforme avance en la redacción de esta entrada, empezando por la experiencia de colaborar con mis compañeras.

Cuando uno cuenta después de muchos años una historia real, solemos idealizarla recordando solo lo bueno, contando desde la perspectiva del resultado (que a veces solo consiste en estar sano y salvo), manipulando de manera inconsciente la realidad en función del hilo narrativo que elija y del auditorio al que va dirigido. En este caso, no solo lo recuerdo todo con la cristalina nitidez de la evocación de hace unas horas, sino que además, se agudiza el sentido crítico en función de los conocimientos y el enfoque del análisis que adquirimos a lo largo de la carrera, y si hablamos de esta asignatura, todavía más.

Si ya en su momento y debido al conocimiento en primera persona, la sensibilidad y comprensión hacia este colectivo era importante, la reflexión sobre el recuerdo y el análisis que puedo hacer ahora como futuro educador la hace aún mayor ,impregnado  inveitablemente la narración a mis compañeras. Intentando combinar las dos cosas, y además completando en lo personal un profundo ejercicio de recapitulación que comenzaba con mi particular trabajo, pasaron casi tres horas de amena charla, donde primó el andamiaje mutuo y trabajo grupal, marchándome con la grata sensación de que se trató el tema desde una perspectiva mucho más profesional como educadores, de la que aún nos corresponde como estudiantes. Fue un constructivo placer compartirlo ya que las cuestiones que se plantearon, y el enfoque que se le dio, distaba mucho del morbo y sensacionalismo con el que habitualmente se trata este tema, lo cual me sirvió a mí y seguro a ellas.

Con respecto a su exposición he de decir que me gustó y no solo por original y atrevida, sino porque a través de la escenificación de tres breves historias se tocaron dos grandes pilares de este problema desde el punto de vista de la desadaptación: el estigma y la libertad de elección. 

El estigma social que sufren estas mujeres es brutal. Eso es lo que las aísla del resto de la sociedad y que las lleva a ocultarse, esconderse, a mentir, a deber favores, etc. Como se anunció al principio de la exposición, se nos iba a mostrar “el mundo al revés”, y de esa manera se nos dramatizaron dos situaciones de un mundo bocabajo en el que se ponía de en evidencia como el condicionante de ser prostituta rompía la habitual escena. Sinceramente, y quizás desde una visión iniciada, me pareció muy acertado e inteligente.

La importancia del estigma es clave en este asunto. Es el hecho por el que se produce la desadaptación social. No olvidemos que la prostitución, entendiendola solo como elegida, se trata tan solo de un problema moral con la visión que se tiene de la práctica sexual. No consideramos prostitución cuando alquilamos el cuerpo de un fornido mastodonte para hacer una mudanza, o cuando lo ponemos en la puerta de una discoteca, o una madre de alquiler… y no prostituimos nuestro cuerpo cuando lo entregamos en un trabajo que exige nuestra presencia durante un determinado tiempo… No, porque la prostitución implica un acto íntimo… ¿pero que es íntimo?... ¿serán también las propias reflexiones?, ¿las vivencias individuales que compartimos solo con nuestros elegidos? ¿Mi tiempo? ¿Solo el sexo es íntimo?... O la prostitución es un estigma porque cambia sexo por dinero… y por estabilidad económica, emocional, social... ¿eso no? Recuerdo las palabras de un gran amigo que siempre habla de los “funcionarios y funcionarias del amor”, personas que lejos de sentir eso que llaman amor se pegan como rémoras a la condición económica, al prestigio social, etc. del contrario, cumpliendo con su parte del trato… A veces, tan solo hay que mirar alrededor. Hay mucha moralidad barata en este asunto cuyo afrontamiento pondría colorado/a a más de uno/a y sin embargo, es esa la moralidad la que ferozmente rechaza, desprecia y estigmatiza a las prostitutas.

De todo lo que he estado viendo para mi trabajo, me ha gustado y he analizado 
especialmente, entre otras cosas, un “Manual de profesionalización” de GENERA, una asociación barcelonesa que lucha desde una perspectiva educativa por la defensa de las mujeres. En este manual podréis encontrar información específica sobre el tema del estigma y su intervención educativa.

Otra de los puntos de inflexión cuando tratamos este tema, es la libertad de elección de la mujer para ejercerla. La coacción a otras personas mediante chantaje, malos tratos, vejaciones y violencia para que se prostituyan. Eso no es desadaptación social, eso, es un delito perfectamente tipificado en nuestro código penal en la Ley Orgánica 6/2000, de 4 de octubre, por la que se autoriza la ratificación por España del Estatuto de la Corte Penal Internacional, que en su articulo 1, g) dice literalmente: “g) Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable

Así pues, mis compañeras, en su tercer acto pusieron sobre la tarima, una escena en la que la exigencia y la explotación de las mujeres era el eje argumental, comparable a la de cualquier trabajador que no puede ejercer sus derechos, que es explotado y que vive con la incertidumbre del día a día… trabajando a un ritmo desproporcionado, sin descanso, sin obtener el fruto de su trabajo y además, soportando el estima social de ser prostituta. Insisto, bajo mi punto de vista fue muy acertado el planteamiento de mis compañeras.

Reflexionando sobre las finalidades de nuestro trabajo, que consiste en dotar a los demás de la capacidad de decidir, de elegir, de optar, de valorar, de dar rumbo a su vida, pero no hacia donde nos dicte nuestra moral o la sociedad en la que vivimos, porque en ocasiones además de absurdo.. sería esteril, sino hacia donde ellos desde su libertad e independencia quieran o elijan, aceptando todas las consecuencias y retos que ello supone... así pues, la labor de respetar y aceptar, empieza en nosotros mismos.

Para terminar me viene al recuerdo una canción del viejo Sabina, que salía a la luz en el año en el que Magdalena, podía haber sido el nombre de cualquiera de ellas…


Saludos

Comparte este blog...