Educación Social y otras cosas mucho menos importantes...

miércoles, 9 de febrero de 2011

Ernesto y Daniel

Cuando solo me quedan días para que se amplíe la familia con la llegada de mi primer sobrino, no quiero dejar pasar la oportunidad de dedicar unas líneas a una experiencia que llevo meses siguiendo por Internet gracias a la generosidad de quien tiene a bien compartirla con todos.

A lo largo de mi vida, he tenido la oportunidad de compartir espacios de trabajo con muchos profesionales relacionados con múltiples disciplinas y diversos sectores, desde lo privado a lo público y desde niveles obreros a directivos.

Es muy enriquecedor poder contemplar el mecanismo vocacional que motiva a las personas a desempeñar su profesión y como a través de ello poder descubrir nuevas sensaciones e inquietudes que van guiando la motivación propia, la cual nunca es tarde para estimular.

Quizás por todo ello, continúe mi formación como Educador Social, que además del desempeño profesional, alimenta una parte de mis múltiples inquietudes personales.

Formarse es un paso, tal vez y como me decía un profesor, para poder ponerle nombre a tantos conceptos que ya sabemos y en aras de estos, descubrir muchas más. A veces nos encontramos con educadores que ejercen como tales, guiados por la pasión y el corazón, que tienen mucho más que enseñarnos que aquello a lo que tenemos acceso tan solo por el conocimiento formal, siendo un ejemplo vivo de intervención y de experiencia humana en todos sus sentidos. Este es el caso de Ernesto y Daniel.

Daniel es sobrino de Ernesto y ambos viven en Huelva. Ciudad que conozco y por la que ambos sienten pasión que muestran continuamente en los videos que generosamente comparten. Daniel, que cuenta ya con 7 primaveras en su haber, tiene autismo.

El autismo es un síndrome que afecta la comunicación y las relaciones sociales y afectivas de Daniel. Las causas que lo provocan son desconocidas pero existen algunas teorías, entre las cuales, la más aceptada es que es causado por una perturbación genética en algún momento de la formación del feto que corta el desarrollo neural, se manifiesta entre los 18 meses y los 3 años de edad y los primeros síntomas son pérdida del habla, audición, obsesión por los objetos y total desinterés. El grado de autonomía es muy limitado en función de cómo se manifieste, existiendo varios tipos: Autismo clásico o de Kanner, Trastorno generalizado del desarrollo, Síndrome de Rett y Síndrome de asperger.

Como podéis imaginar, los que no tienen la suerte de tener a alguien que intervenga con ellos, como es el caso de Daniel, están abocados a caer en el terrible pozo de la exclusión social y para ello la Carta de derechos con personas con autismo adoptada por el Parlamento Europeo el 9 de Mayo de 1996, compuesta por 19 derechos, recoge entre ellos;
  • Las personas con autismo tienen pleno derecho a llevar una vida independiente y de desarrollarse en la medida de sus posibilidades.
  • Las personas con autismo tienen derecho al acceso a un diagnostico y una evaluación precisa y sin prejuicios
  • Las personas con autismo tienen derecho a una educación accesible y apropiada
  • Las personas con autismo tiene pleno derecho al acceso a la cultura, a las distracciones, al tiempo libre, a las actividades deportivas ya poder gozarlas plenamente
    Daniel tiene la suerte de, además de contar con estos derechos reconocidos, de la impresionante y creativa labor que Ernesto realiza con él.

    Desconozco su formación académica y no me interesa. Ernesto ejerce de Educador Social con mayúsculas, no solo porque está ayudando a su sobrino en una etapa de su desarrollo crucial, si no que además, de manera muy hábil, utiliza las nuevas tecnologías como eficaz herramienta de socialización, aderezado con todo el cariño, amor y dulzura que es capaz de poner, convirtiéndose no solo en un ejemplo para el resto de educadores, si no que además, y en lo personal, en mi próxima e inminente experiencia como tío.

    Desde los asientos de atrás, observando vuestro día a día, solo me queda animarlos a seguir y felicitarlos a ambos por compartir vuestros paseos con nosotros y porque sigáis contando el uno con el otro integrando tan bien el trato familiar y el apoyo socioeducativo constante que tanto bien le hace a Daniel, poniéndonos una vez más de manifiesto que la voluntad de lo humano… supera con creces lo divino.

    Me tomo la libertad de coger prestado uno de sus videos de su canal de YouTube para que, si os apetece, podais conocerlos...


    Saludos

    Nota: También podeis encontrarlos a través de facebook en este enlace http://es-la.facebook.com/people/Ernesto-Onuba/100000036283878 

    4 comentarios:

    Más allá de conocer a Daniel y Ernesto por la red hace mucho tiempo, quiero felicitarte y agradecerte por este increible blog que hiciste.
    Me uno a vos, y deseo desde lo más profundo de mi alma que cuentes conmigo para lo que necesites
    Un fuerte abrazo
    Sil

    Muchisimas gracias por comentar y por tu ofrecimiento. Un abrazo y gracias de nuevo!!

    yo solo tengo una palabra que decirle por todo lo publicado en su blog, GRACIAS, con mayuscula, pues no siempre se tiene la suerte de encontrar personas como usted en la red.

    Muchas Gracias y nada de llamarme de usted que me haces mayor... ;)

    Comparte este blog...